****

Miniserie de ocho capítulos de uno de los directores españoles más prometedores del panorama actual tras «El cuerpo» (2012), «Contratiempo» (2016) y «Durante la tormenta» (2018). Con una capacidad extraordinaria para descolocar al espectador, la historia en tono de drama de suspense y thriller de intriga juega con perspectivas, personajes, puntos de vista, tiempos narrativos….y se ofrece como un puzzle coral en el que se da cabida a muchísimas cosas. Un buen consejo para quien se anime a verla es que no lo haga somnoliento y no pierda ripio de ninguna escena porque los nombres son importantes, los lugares también y hay pequeños detalles que están relacionados con personajes y sucesos que cobran sentido al avanzar en la narración aunque sucedieran antes….Parece un jeroglífico, pero es que esta serie es un poco eso, un juego, un rompecabezas en el que el espectador debe ir atando cabos para darle su forma definitiva al conjunto. Me queda la duda de si todo cuadra porque alguna casualidad rechina un poco, habrá que hacer un segundo visionado, pero tengo la sensación de que lo importante no es realmente que las piezas encajen perfectas, sino el hecho de disfrutar el pasatiempo.