**

Drama rural en la América profunda de los años 50 y 60 del siglo XX que arranca con evocadora voz en off y hermosos exteriores y que, de pronto, va volviéndose áspero y duro a base de varias escenas demoledoras por su crudeza. La historia entrecruza varios personajes y atrae por la interrelación y evolución a lo largo del tiempo de todos ellos, pero como el propio título indica se enfoca en la maldad, el desasosiego y una inquietud que te acompaña durante todo el metraje. Una película dura de pelar, por tanto, no apta para cualquier tipo de público y que te deja un regusto algo desagradable. Particularmente soy el tipo de espectador menos indicando para sacar jugo a una película como ésta que parece disfrutar con lo sórdido y lo truculento por medios que disponga y bien contada que esté. Puedo apreciar el trabajo de los actores y la atmósfera de inquietud constante que consigue el director, pero como entretenimiento no me gana y como relato no me dice nada por mucho que juguetee con el azar y la fatalidad.