linea_separadora

Por muchas cosas buenas que contemos de ella, “El Cuervo” cargará siempre con el infausto recuerdo de la muerte de Brandon Lee, un fatal y extraño accidente (¿accidente?) durante el rodaje que acabó con la vida del hijo de Bruce Lee y su incipiente carrera en Hollywood. Desde entonces “El Cuervo” está considerada una película maldita, puesto que a la muerte de Brandon Lee se le sumaron numerosos e inexplicables accidentes durante el rodaje, y aunque en varias ocasiones se ha rumoreado que podría llegar un reboot el proyecto jamás se ha convertido en realidad.

La película del director australiano Alex Proyas, su opera prima en Hollywood, está escrita por David J. Schow y John Shirley y es la adaptación cinematográfica de los cómics homónimos de James O’Barr que, a su vez, se inspiraban en una tragedia real ya que la prometida de O’Barr fue asesinada por un conductor borracho y también en el mítico relato de Edgar Allan Poe. “El Cuervo” nos contaba como la noche antes de su boda Eric Draven y Shelly Webster son asesinados brutalmente por la banda de delincuentes de Top Dollar. Un año después del crimen Eric regresa, gracias a la ayuda de un misterioso cuervo negro, para vengarse de aquellos que acabaron con su vida. Uno a uno, los asesinos de Eric y Shelly recibirán su merecido.

Protagonizada por Brandon Lee, Ernie Hudson, Michael Wincott, Bai Ling, David Patrick Kelly, Angel David y Anna Thomson, entre otros, esta fábula gótica con una historia cargada de violencia, una banda sonora potente (The Cure, Nine Inch Nails, Rage Against the Machine,…), de estética oscura, una atmósfera inquietante y una dirección artística fantástica, llegó a los cines con el morbo de la muerte de Brandon Lee y después de muchas dudas acerca de la conveniencia de estrenarla o no. La estrenaron, y recaudó más de cincuenta millones de dólares en todo el mundo, con excelentes críticas y numerosos elogios al trabajo del malogrado actor protagonista. Sin la menor duda, se hubiese convertido en una estrella. Unos pocos años después, en 1996, se estrenó una primera secuela titulada “El cuervo: Ciudad de los Ángeles“, a la que le seguirían dos más que no llegarían a estrenarse en nuestro país, “The Crow: Salvation” en 2000 y “The Crow: Wicked Prayer” en 2005. También hubo una serie de televisión de una única temporada con veintipocos capítulos, “The Crow: Stairway To Heaven“, protagonizada por Mark Dacascos que retomaba el papel de Eric Draven.

Sobre la muerte de Brandon Lee se ha escrito mucho, y las leyendas que envuelven el accidente que terminó con su vida, a la edad de 28 años, son numerosas. En resumen, el 31 de marzo de 1993 Brandon Lee murió a causa del disparo de una pistola que debería haber estado cargada con balas de fogueo, pero que inexplicablemente estaba cargada con munición real. Quedaba una semana para finalizar el rodaje y dos semanas para que Brandon Lee se casara con su prometida. La película se finalizó con ayuda de dobles, y se superpuso digitalmente la cara del actor en los pocos planos que faltaban por rodar.

¿Alguna casualidad macabra más? Una más: Bruce Lee, padre de Brandon Lee, murió en 1973 mientras estaba rodando “Juego con la muerte“, donde interpretaba a un actor al que intentan asesinar durante un rodaje reemplazando las balas de fogueo de la pistola con balas auténticas.

linea_separadora