La colección Marvel Must Have de Panini Cómics vuelve a traernos una de esas etapas imprescindibles que todos los aficionados de los personajes de Marvel Comics deben tener: «El Castigador» de Garth Ennis y Steve Dillon en una etapa que titulan «Bienvenido, Frank«.

Llevaba demasiado tiempo ausente, el suficiente para que la mala hierba creciera en las calles de Nueva York. Ahora, El Castigador ha vuelto y viene preparado para limpiar las calles. El aclamado equipo creativo de Predicador, formado por Garth Ennis y Steve Dillon, redefinen a El Castigador en toda su crudeza, en una historia cargada de violencia y humor negro que supuso el inicio de una nueva edad dorada para el personaje e inspiraría su salto a la gran pantalla.

La colección Must Have nació con la intención de publicar etapas relevantes de personajes emblemáticos de La Casa de las Ideas. Panini Cómics nos la ofrece dos veces al mes en una edición en tapa dura a un precio muy interesante. Ya cuenta con diecisiete números (parece que empezó ayer), todos ellos con material muy atractivo previamente publicado en diferentes formatos. A Frank Castle lo habíamos visto en Must Have en su breve paso por la Civil War, recibiendo un puñetazo del Capi. Ahora es el turno de contemplarlo en su mejor momento dentro de su propia colección, una serie limitada de doce números publicada entre mayo de 2000 y marzo de 2001 titulada «Marvel Knights: The Punisher #1-12» USA. En nuestro país toma como título: «El Castigador. Bienvenido, Frank«.
Punisher (El Castigador) es uno de esos personajes que nacieron a rebufo de la proliferación de individuos que se tomaban la ley por su mano, a los que se llamaba ‘vigilantes‘, surgidos por la creciente violencia en las calles. Literatura y cine se hicieron eco de ellos. Cómo no recordar a Charles Bronson repartiendo estopa en «Yo soy la justicia«. Pero antes que la novela fuera adaptada al cine, Punisher ya había nacido dentro de las páginas de «Amazing Spider-Man #129» (febrero de 1974). Frank Castle (Castiglione), ex-marine, se encontraba plácidamente en Central Park de picnic con su mujer y dos hijos, cuando estos cayeron abatidos en un fuego cruzado entre mafiosos. Desde entonces, Frank juró dedicar su existencia a acabar con la lacra del crimen organizado.
Si contáramos los muertos que ha dejado a su paso, sin duda daría para eliminar varias generaciones de crimen organizado, pero parece ser que en la Tierra 616 del Universo Marvel, este tipo de crimen se reproduce con una facilidad pasmosa, ya que a nuestro querido vigilante nunca le falta el trabajo. Ya en su primera serie, «The Punisher #1» (1986), obra de Steve Grant y Mike Zeck, el Castigador demostró que con él no se juega. Siguió dándole al gatillo en los títulos que siguieron a ese gran éxito, con el volumen dos y los derivados «Punisher War Zone» y «Punisher War Journal«. El denominador común de todos ellos era la que las historias eran tratadas con seriedad e incluso gravedad en muchos casos.
Esto iba a cambiar tras una intentona algo loca surgida a raíz de la supuesta muerte del personaje y su intento de resurrección para un nuevo sello que englobaba personajes de diversa índole, como Daredevil, Los Inhumanos, Pantera Negra o el propio Castigador. Fue en el año 1998 cuando Marvel Comics subcontrató esos cuatro títulos a la compañía Event Comics de Joe Quesada y Jimmy Palmiotti. Tuvieron la idea de volver a Frank Castle como un espíritu sobrenatural de la venganza que luchaba contra demonios y ángeles caídos. Por suerte, esta disparatada idea sólo duró cuatro números. El equipo creativo decidió devolver al personaje su esencia original y para ello contrataron a un equipo de lujo, Garth Ennis y Steve Dillon.
El irlandés y el inglés habían triunfado en sus respectivas facetas en DC/Vertigo con «Hellblazer» y «Predicador» y no tuvieron reparo alguno en acudir a la llamada de Quesada y Palmiotti para reconstruir al Castigador y prepararlo para entrar por la puerta grande en el siglo XXI. Con libertad creativa absoluta cumplieron su objetivo con creces. Esta serie, en su primera incursión de doce números, es genial, llena de diversión y totalmente gamberra. Garth Ennis y Steve Dillon crean una cabecera sin complejos, con temas que rozan lo políticamente incorrecto (recordemos que el sello Marvel Knights cubría temas más maduros), repleta de violencia, pero violencia exagerada y divertida, y sobre todo, mucho humor negro.
Uno de los grandes aciertos de los autores es el elenco de personajes que pueblan estas páginas, y que tienen gran peso en la narración. Ma Gnucci, El Ruso, Élite, Mister Venganza, El Santo, en un lado de la balanza, Mister Bumpo, Spacker Dave, Joan, y los policías Soap y Von Richthofen en el otro, aportan grandes momentos a la historia. Garth Ennis se ríe de todo y de todos, pero lo hace siendo consecuente con la historia del personaje y lo que le rodea, nunca cayendo en la parodia y sí creando un rico universo a su alrededor que tendría continuidad más adelante, e incluso se aprovecharía para la adaptación cinematográfica de 2004.
Frank Castle regresa a casa, una Nueva York en la que vislumbramos las Torres Gemelas, y lo hace en su propia y desinhibida serie inscrita en el Universo Marvel, echando mano de Daredevil para uno de los tantos momentos inolvidables que nos dejaría esta saga. No destriparé el argumento, solo decir que gracias a la mecha prendida por este Castigador se pudo realizar su versión MAX, una obra maestra de la editorial, y todo lo que vino después, que fue mucho y bueno.
La edición de este tomo se completa con unos cuantos artículos que contextualizan este cómic: Tras las cámaras, cronología, lecturas complementarias, los autores y galería de personajes.
En definitiva, este título es absolutamente recomendable, posiblemente uno de los mejores cómics de Marvel de las últimas décadas, y que he disfrutado igual que cuando lo leí en su época. Se mantiene fresco como el primer día. ¡Bienvenido a casa, Frank!

El Castigador. Bienvenido, Frank
Autores: Garth Ennis y Steve Dillon
Edición original: «Marvel Knights: The Punisher» núms. 1 a 12
Fecha de publicación: Marzo de 2021
ISBN: 9788413347530
Formato: 17x26cm. Tapa Dura. Color
Páginas: 296
Precio: 15,00 euros