¡Feliz Navidad! En un día tan señalado como hoy no podemos evitar confesar que estamos hartos de los villancicos, de las decoraciones llenas de purpurina, de los empachos, de los abrazos y sonrisas falsas, del cuñado insufrible que repite los mismos chistes cada año, del “All I want for Christmas is you” de Mariah Carey y de esas insportables películas navideñas que nos intentan convencer de que todo el mundo es bueno y que incluso el más despreciable tiene su corazoncito.

Sí, estamos de acuerdo: hay muchos más motivos para odiar la Navidad que para celebrarla y os ofrecemos diez buenas razones que lo confirman:

• Porqué eres Jack Skellington, el Rey de Halloween, y tienes envidia de Papa Noel. “Pesadilla antes de Navidad” (Henry Selick, 1993)

• Porqué eres John McClane, un policía de Nueva York, y unos terroristas han tomado el Nakatomi Plaza de Los Ángeles con tu mujer dentro durante el día de Navidad. “Jungla de cristal” (John McTiernan, 1988)

• Porqué eres José María, un heavy satánico de Carabanchel, y te enteras que el Anticristo va a nacer en Madrid antes del amanecer del 25 de diciembre. “El día de la bestia” (Álex de la Iglesia, 1995)

• Porqué eres el Grinch, una criatura peluda y verde, y te das cuenta de que solo hay un modo de recuperar algo de paz y silencio: robar la Navidad. “El Grinch” (Ron Howard, 2000)

• Porqué eres Pietari, un niño de un remoto pueblo del norte de Finlandia, y descubres que Santa Claus, en realidad, es un monstruo terrorifico. “Rare Exports” (Jalmari Helander, 2010)

• Porqué eres Kevin, el más pequeño de la familia McCallister, y tus padres y hermanos se olvidan de tí en casa mientras se van a pasar sus vacaciones de Navidad en París. “Solo en casa” (Chris Columbus, 1990)

• Porqué eres Rand Peltzer, un inventor que regresa a casa tras un viaje de negocios, y quieres llevarle un regalo especial a su hijo por Navidad: un mogwai. “Gremlins” (Joe Dante, 1984)

• Porqué te llamas Brian Cohen, y tuviste la mala suerte de nacer en un pesebre de Belén el mismo día que Jesucristo. “La vida de Brian” (Terry Jones, 1979)

• Porqué eres Frank Cross, un jefe algo déspota, tacaño, desagradable, ingrato e implacable y tres fantasmas deciden visitarte por Navidad para darte una lección. “Los fantasmas atacan al jefe” (Richard Donner, 1988)

• Porqué eres Howard Langston, un padre agobiado por la presión, intentando encontrar el regalo navideño perfecto en el último momento. “Un padre en apuros” (Brian Levant, 1996)