El próximo 17 de agosto Netflix estrenará, a nivel mundial, (Des)encanto, la nueva serie de Matt Groening y Reid Harrison que viaja a un pasado de fantasía, o a un mundo medieval, como se prefiera, para completar el trío compuesto por Los Simpson (presente), Futurama (futuro) y (Des)encanto («pasado»).

Gracias a Netflix hemos podido echar un vistazo a los dos primeros episodios que sirven de presentación del trío de personajes, que hayamos visto, protagonistas de (Des)encanto y que está compuesto por Bean, una joven princesa a la que le gusta beber, divertirse, despreocuparse de la vida y montar peleas, Elfo, un elfo que ha decidido buscar aventuras y que es bastante ingenuo, y Luci, el demonio-maldición personal de Bean. Personalmente me quedo con el diseño de Luci, por aquello de ser mitad gato, mitad demonio, y porque gráfica y visualmente es el más agradecido… y por carácter, también, la verdad, es el más divertido.

Gráficamente la serie está al nivel de Futurama

Los tres viven en el mundo medieval de Dreamland, en la corte del padre de Bean, al que muchas luces no se le ven y vivirán interesantes aventuras, aunque en estos dos episodios aún no podemos decir por dónde irán los tiros… bueno, aparte de la sed de emociones de Bean. Por cierto, es de aplaudir que, POR FIN, se hayan decidido por una protagonista femenina.

De momento tan sólo puedo hablaros de impresiones, pero son buenas, (Des)encanto promete diversión, crítica social… los mismos ingredientes que nos hicieron disfrutar de Los Simpson (al menos hace unas 10 ó 12 temporadas) y de la magistral Futurama. Habrá que esperar unos días para comprobar si las buenas impresiones de los dos primeros episodios se incrementan… todo hace indicar que así será.