Con la miniserie «DCsos«, a lo largo de seis intensas entregas, Tom Taylor y Trevor Hairsine llevaron a los héroes de DC Comics al pozo más oscuro, dramático y profundo al que jamás se habían enfrentado. La mayoría de ellos, ante la derrota irremediable, decidieron exiliarse al espacio y dejar atrás a los pocos supervivientes que quedaban, a merced de los zombies infectados con la corrupta Ecuación de la Antivida. ¡Menudos héroes de pacotilla!

Al concluir DCsos, el virus de la Antivida infectó a la mayoría de la Tierra y muchos de los héroes que no habían caído bajo su yugo se exiliaron al espacio. No obstante, ¿qué pasó con quienes quedaron atrás sin infectar? Deberán unirse para sobrevivir, y Capucha Roja, Deathstroke, Cassandra Cain, la Destructora y Jim Gordon no serán los únicos. Mientras otros actúan de forma egoísta, ellos emprenderán una misión suicida a fin de salvar a los supervivientes que han encontrado… ¡y habrá más de una sorpresa con quiénes son!

Hace un par de años, antes de la irrupción de la pandemia del Covid-19 y como si fuese un visionario, el guionista australiano Tom Taylor nos propuso una catástrofe apocalíptica global causada por un virus capaz de transmitirse por medios digitales y convertir a sus víctimas en infectados sin más voluntad que propagarlo. No era el coronavirus conocido como SARS-CoV-2, del que la OMS tuvo noticia por primera vez el 31 de diciembre de 2019, sinó que era la Ecuación de la Antivida de Darkseid, y DC Comics puso a los lectores ante una historia que jamás hubiesen imaginado leer: la corrupta Ecuación de la Antivida convirtió a miles de millones de personas en monstruos, incluyendo a los héroes más grandes de la Tierra. Las preguntas se agolpaban en la cabeza de los aficionados de DC ante la trama que les planteaba Tom Taylor: ¿Había alguna una forma de detener la plaga? ¿Los héroes serían capaces de salvar a la humanidad de la extinción y, de paso, salvarse a sí mismos? ¿Quiénes de ellos sobrevivirán, y quiénes de ellos morirían en el intento? De hecho, por si había duda de que el mundo se iba a la mierda, Batman moría a las primeras de cambio. No había esperanza.

Tras las seis entregas de «DCsos«, en el spin-off «DCsos: Inmortales» y en la secuela «DCsos: Planeta Muerto» Tom Taylor siguió explorando el fascinante relato de la infección desde una nueva perspectiva, sin perder ni un ápice de emoción, insistiendo en los héroes y villanos del Universo DC que se enfrentaban a una pandemia de consecuencias inimaginables, luchando por salvar a sus seres queridos, y viendo con indefensión como millones de personas en todo el planeta se habían infectado con la corrupta Ecuación de la Antivida de Darkseid, convertidas en violentas criaturas sin control.
En concreto, en las páginas de «DCsos: Inmortales» («DCeased: Unkillables), Tom Taylor centrará su atención en aquellos que quedaron atrás y sin infectar, los héroes, antihéroes y villanos que se quedaron en el planeta, abandonados a su suerte por los héroes (¿héroes?) que decidieron exiliarse al espacio, mientras los zombies los hostigan sin descanso para incorporarlos a sus hordas de no-muertos. Capucha Roja, Batgirl o Jim Gordon deberán unir sus fuerzas, a su pesar, con algunos de sus enemigos más odiados, como Solomon Grudy, Deathstroke, Vandal Savage, Cheetah, Cassandra Cain, Lady Shiva, Bane o Creeper para salvar sus vidas ante la población infectada ¡y escapar también de una monstruosa versión de Wonder Woman! Salvar sus vidas, pero también las de los indefensos niños de un orfanato que se cruzarán en su camino y que no tienen nadie que les proteja. ¿El objetivo? Sobrevivir al apocalipsis, sin importar los métodos que se utilicen para conseguirlo.

El apartado gráfico de «DCsos: Inmortales» cuenta con el trabajo solvente de Karl Mostert, que se limita a cumplir con su labor con sobriedad para una historia donde Tom Taylor deja algo de lado la acción trepidante y a la espectacularidad del arco principal de «DCsos» para centrarse más en la relación entre los personajes y profundizar en ellos: Jim Gordon al frente de un puñado de villanos, actuando también como la consciencia del grupo, el divertidísimo Creeper viviendo el apocalipsis con humor socarrón, las conversaciones pendientes entre Slade Wilson y su hija o entre Cassandra Cain y Lady Shiva, la humanidad que aún esconde Solomon Grudy en el fondo de su corazón, la empatía que puede encontrar Cheetah por una niña huérfana,… Pero, pese a ello, no nos ahorrará ver morir a algunos de los personajes a los que habremos cogido cariño de las maneras más sangrientas que pueden imaginarse. Una vez más Tom Taylor nos demuestra que no tiene apego por ningún personaje y que está dispuesto a divertirse, y mucho, a nuestra costa.

En definitiva, tal y como ya hemos afirmado en alguna ocasión, la moda de los zombies ya quedó atrás hace muchos años y «DCsos» llega tarde a la fiesta. El local está cerrado y las luces, apagadas. Además, las historias de zombies para los superhéroes ya cubrieron su cupo con los «Marvel Zombies» de Robert Kirkman. Hoy cuesta ver a los héroes de DC Comics entregados a una orgía de canibalismo sin igual, pero para los que disfruten con ese tipo de historias sin duda «DCsos» y «DCsos: Inmortales» son títulos imprescindibles y muy recomendables.

DCsos: Inmortales
Guion: Tom Taylor
Dibujo: Karl Mostert
Edición original: «DCeased: Unkillables» núms. 1 a 3
Fecha de publicación: Junio de 2021
ISBN: 978-84-18660-72-6
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 144
Precio: 17,95 euros