Con el volumen decimoséptimo Panini Cómics pone punto final a la recopilación de la serie «Crossed: Badlands» de la editorial americana Avatar Press. Ha llegado la hora de hacer un repaso a lo que nos ha deparado este título, y cómo cierran las tramas abiertas Christos Gage, Fernando Heinz y Emiliano Urdinola en este último tomo.

¡El retorno de Smokey! Impulsado por una poderosa crueldad controlada, Smokey descubre un búnker de supervivencia y obliga a un hombre desesperado a ayudarlo a hacer lo impensable… ¡crear una nueva civilización cruzada y una ciudad llamada «Smokeyville»! Pero, ¿cuánto tiempo podrá contener al monstruo interior?

Decir a estas alturas que «Crossed» es un cómic para adultos, políticamente incorrecto y muy bestia no es ninguna novedad. El que ha llegado hasta este último libro, ya tiene que estar curado de espanto y ser fan acérrimo de la serie, una colección que ha tenido sus altibajos, pero que en líneas generales ha mantenido el tipo ofreciéndonos grandes y salvajes historias protagonizadas por cruzados y supervivientes.
Recordemos que «Crossed» es una distopía apocalíptica en la que los infectados no son precisamente zombis, si no energúmenos extremadamente violentos y pervertidos sexuales. Si su sangre salpica en la boca a una persona sana, lo vuelve infectado. Un simple arañazo también, así como cortes y heridas. Los cruzados son extremadamente peligrosos, pero no son muy listos. Incluso se matan y violan entre ellos. Pero en todo hay excepciones, y algunos pocos cruzados tienen una inteligencia superior a la media.
«Crossed» fue creado en 2008 por Garth Ennis y Jacen Barrows. La primera serie sorprendió a todo el mundo y fue un gran éxito. Incluso se hablaba de una adaptación televisiva de la que nunca más se supo. En el primer arco los autores proponían lo que habría de ser el tono de la serie, lleno de mala baba y a veces humor negrísimo y las características de los cruzados, que se mantendrían así a lo largo de toda la serie. Panini Cómics reunió en el primer tomo los nueve números del volumen uno. Las series limitadas «Valores familiares» y «Psicópata» comprenderían los tomos segundo y tercero, respectivamente, con los retorcidos y divertidos guiones de David Lapham. «Crossed: Badlands» hizo su debut en el volumen cuarto recuperando a Ennis en algunos arcos, a Lapham en otros y sumando a Spurrier y Delano al elenco de escritores. El paciente cero apareció de la mano de Ennis en el volumen diez, uno de los mejores, para aclararnos algo sobre el origen de esta terrorífica pandemia. El resto de arcos argumentales trajo a un variopinto grupo de escritores, que no quisieron dejar pasar la ocasión de aportar sus oscuras ideas, reflexiones y mirada crítica a la sociedad actual, al igual que los artistas, que seguro disfrutaron con la sangre y vísceras en los dibujos.
Christos Gage y Christian Zanier crearon a Smokey para el arco titulado «Colaboracionista», publicado por Panini Cómics en el séptimo volumen. Un superviviente apodó así al fortachón cruzado porque se daba muchos humos. Pensaba que tal vez fuera bombero, pero también podría haberse encontrado la cazadora y el hacha. En aquella historia le cogimos cariño a Smokey porque demostraba inteligencia en sus actos y calculaba sus movimientos con una estrategia premeditada. Tanto es así que acababa con la vida de todos los supervivientes del relato y en las viñetas finales, estudiaba un mapa de los Estados Unidos y se ponía en marcha.
En los números #93 a 100 USA, diez volúmenes paninianos después, Smokey está de regreso, y esta vez se busca ayudantes no infectados para conseguir reconstruir la sociedad y poder sobrevivir al apocalipsis. Se alía con un prepper, o survivalista (alguien que se prepara para la hecatombe) para cumplir su objetivo. Otro de los deseos de Smokey es encontrar a sus iguales. Ha oído hablar de dos mellizas (creadas por Mike Wolfer y vistas en el volumen 15 de Panini Cómics) que también destacan sobre los otros cruzados. No dudará en buscarlas con la finalidad de procrear cruzados especiales para su sociedad futura. Esto lo veremos en el segundo arco de este libro, en el que, para cerrar el círculo, un aserto para el recuerdo que aparecía en el primer arco de Ennis, vuelve a aparecer de labios del survivalista: “No hay nada de lo que hacen estos tarados, que no hayan hecho los humanos en algún momento. Son nosotros, no hacen nada que nosotros no podamos hacer. Acabaron con nuestro mundo”.
He disfrutado muchísimo con este último volumen. Me parece uno de los mejores de la serie, y los hay muy buenos. Si el guion de Christos Gage es trepidante y divertidísimo (y tan bestia como siempre), el arte de Fernando Heinz y Emiliano Urdinola es muy impresionante, detallado hasta el último grano de un cruzado. Considero un gran cierre de colección, pese que el final nos deje un poco tocados, como pensando que la cosa sigue en un decimoctavo volumen, cosa que no es así. Además, estas historias suponen un gran prólogo del «Crossed +100«, que relata el estado de las cosas cien años en el futuro.
En el tomo de Panini Cómics, en tapa dura y con buen papel, encontramos una amplia selección de portadas alternativas, que son para enmarcar, si no fuera porque si las ven las visitas, nos denunciarían de inmediato.
Pues eso, punto final a una serie poderosa y que, con el tiempo, si no ya, será de culto. Esperemos que el futuro nos traiga más cruzados en viñetas (¡en el mundo real no, por favor!).

Crossed #17
Autores: Fernando Heinz, Emiliano Urdinola, Michael DiPascale, German Nobile y Christos Gage
Fecha de publicación: Junio de 2021
Edición original: «Crossed: Badlands» núms. 93 a 100
ISBN: 9788413349626
Formato: 17x26cm. Tapa Dura. Color
Páginas: 208
Precio: 22,00 euros