Planeta Cómic nos presenta el primer número de “Conan, el Asesino“, una grapa dedicada a versar una nueva etapa, intermedia, de la vida del cimerio más famoso en manos de Cullen Bunn y Sergio Dávila.

Conan El asesino 1 (de 12)
Edición original: Conan The Slayer #1-2 USA
Guión: Cullen Bunn
Dibujo: Sergio Dávila
Color: Michael Atiyeh
Formato: Comic-book, 64 págs. a color.
4,2€

Entre los años en los que los océanos anegaron la Atlántida y sus resplandecientes ciudades y aquellos en los que se produjo la ascensión de los hijos de Aryas, hubo una época insospechada en la que por el mundo se extendían reinos maravillosos como mantos azulados bajo las estrellas. Pero el más soberbio de todos era Aquilonia, que destacaba de forma suprema en el majestuoso Oeste.

Y fue entonces cuando llegó Conan el Cimmerio, de pelo negro, ojos hoscos y con una espada en la mano. Un ladrón, un saqueador, un asesino triste y ufano al mismo tiempo dispuesto a pisotear con sus sandalias los enjoyados tronos de la Tierra.  

Hace años que no me acercaba a un cómic de Conan, pero la llegada de Sergio Dávila, dibujante español, al título de Dark Horse hizo que me interesase de inmediato, la verdad es que no ha sido complicado adentrarse en este primero número en el que vemos a un herido Conan huyendo del desastre que ha sido su campaña bélica como líder de los kozaks, con asesinos tras sus pasos, y con el encuentro con una nueva tribu kozak cuyo líder lo acoge, aún a pesar de las dudas de uno de sus dos hijos que, a la postre, le llevarán a traicionar a su padre y hermano.

En este primero número Cullen Bunn nos demuestra cómo se escribe al cimerio, da gusto verle desenvolverse sin reblar, arrogante incluso a las puertas de la muerte y sin dejar de ser nunca un verdadero asesino capaz de derrotar, por ingenio o fuerza, a sus enemigos. Han pasado años desde que leí a Conan, pero en Conan El Asesino me he reencontrado con un personaje que parece salido de la pluma de Robert E. Howard.

Y llegamos al apartado del dibujo, Sergio Dávila, la principal razón que tenía para acercarme a Conan el Asesino, y la verdad es que todos mis razonamientos han dado en el clavo, Dávila dibuja a Conan como si hubiese nacido para ello, se desenvuelve con maestría en la mayoría de situaciones y, desde luego, salva con notaza los enfrentamientos bélicos.

Otro punto positivo es la edición de Planeta Cómic y es que podrían haber aprovechado para publicar tomos, pero en su lugar han optado por publicar en grapa, de 64 páginas y con homenaje a Forum en su portada, y con una edición impecable que añade una entrevista a su guionista así como portadas extras y páginas a lápiz. Impecable para una grapa.

En definitiva, me daba algo de temor acercarme a Conan, un personaje al que he rehuido desde hace años, pero el primer número de Conan El Asesino me ha convencido por completo.