Hace unos meses la Editorial Salvat lanzó un coleccionable en modo prueba llamado “Colección integral F. Ibáñez”. Superado con éxito, lanza ahora a los quioscos de toda España esta singular colección que se anuncia como la definitiva y más cuidada edición de páginas del maestro jamás hecha.

"Colección integral F. Ibáñez" (Francisco Ibáñez, Salvat)Ahora que ya está en mi poder, ha llegado el momento de analizar esta colección, si verdaderamente merece la pena y si reúne las condiciones para convertirse en integral definitivo de la obra completa de Francisco Ibáñez que llevamos tiempo reclamando sus fans.

Como es normal en este y cualquier otro coleccionable, no se dan muchas pistas de lo que se verá en un futuro, así que nuestro análisis debe tomar como punto de referencia este primer tomo y el anuncio de los dos siguientes.

La colección, en un principio, tendrá 70 tomos (u 80, según fuentes), siendo uno o varios correspondientes al año que toque. Este primero de 1969 contiene dos geniales aventuras largas de Mortadelo y Filemón, El sulfato atómico y Contra el gang del chicharrón, y una selección de material de Sacarino, Pepe Gotera y Otilio y Rompetechos, además de una pequeña muestra de Pepsi man, personaje publicitario que cayó en manos de Francisco Ibáñez y Bernet Toledano a finales de la década de los 60.

Lo bueno. Gracias al buen hacer del experto brugueril Antoni Guiral, con los textos explicativos y la selección del material, y suestudio Gasp! con el rastreo y escaneado de material, toda esta parte es sin duda ejemplar. Los textos son perfectos para introducir al lector y ofrecer la explicación adecuada al año que representa el tomo. Además, contiene “recortes” e imágenes muy interesantes, algunas de ellas inéditas desde su publicación original.  Como es habitual en él, los textos son didácticos y divertidos, alejándose de cualquier análisis sesudo o dato rebuscado. Y señala la procedencia de todo lo mostrado en este tomo, que siempre se agradece.

El hecho de contemplar páginas de personajes de Ibáñez publicadas en el mismo año, nos da una visión amplia de la carga de trabajo a la que se enfrentaba el autor, por lo que vemos algunas páginas mejor trabajadas que otras, entintados ajenos que empobrecen el resultado, o entintados del propio Ibáñez que sobresalen por su calidad. Esto es más notable en las planchas de Sacarino o Pepe Gotera, dándose el caso que el 20 de octubre, salieron a la luz unas páginas de calidad superior (¿tendría Ibáñez algún respiro entre tanta portada y encargo publicitario que le dio para entintar sus propias páginas?)

 

También se incluyen una portada magnífica de Din Dan Extra de Verano con Rompetechos (aparte de las portadas de la revista semanal) y la muestra de Pepsi man, aunque vienen con metedura de pata incluída, pues la última es de Bernet Toledano que intenta emular el estilo franco belga de Ibáñez utilizado en este personaje. Finalmente, una biografía actualizada del maestro (¡al fin!) completa el ejemplar. Un tomo en tapa dura muy cuidado, con lomo a la holandesa y detalles con tinta plateada. Alrededor de 200 páginas.

Lo malo. El tamaño es más pequeño que el de un Super humor, Olé y demás. Es como el de un comic book americano, y presentar estas historietas en tamaño menor que el habitual es un tremendo fallo. El precio son 13 euros por tomo (menos un céntimo), que no me parecería caro si fuera de su tamaño original. La reproducción de bastantes páginas deja que desear, las líneas negras clarean mucho y quieras que no, afea el conjunto. Son solo unas cuantas, pero con esfuerzo y presupuesto, podrían haberlo solucionado. Tampoco me gusta nada que, como avisa el propio Guiral, las aventuras de Mortadelo y Filemón de este primer tomo, salgan de sus últimas ediciones, con el texto a mano y el color cambiado. Puede pasar que ahí si que se encontrasen un escollo como el del resto de material, y hayan tirado por la vía fácil. Como siempre, echo de menos la reproducción de páginas originales, que las hay, como se ve en las exposiciones itinerantes.

El tomo siguiente contiene 4 historias de hace nada, recién publicadas. Siendo integral pues está bien que esté todo, pero mucho me temo que todo, todo, no estará, pero no quiero ser agorero. Los regalos que dan me parecen poca cosa, libreta, taza y camiseta, muy corrientes. Los sujeta-libros son más interesantes, pero nada del otro mundo. Podrían haberse esmerado más. Los regalos premium, dos tomos que seguramente los fans ya poseerán, y la litografía, salen por un ojo si uno echa cuentas.

Se puede decir que es un coleccionable importante de la obra de Ibáñez por lo que representa, aunque luego lo de suscribirse ya es más duro. Por mi parte buscaré los tomos de los 50 (ansioso estoy por leer a personajes como Kokolo o Melenas) y 60, y luego ya se verá…

Web del coleccionable
Listado de entregas detallado (10 tomos)