Morgan Freeman ha sufrido un serio accidente de coche aunque, afortunadamente, parece ser que el saldo final es solamente de unos cuantos huesos rotos y una lesión en la rodilla, menos que lo que se temió inicialmente.