Hace unas semanas una amiga me recomendó a “Fforde”, extrañado pregunté, “¿quién?”, a lo que ella me contestó con un rotundo “¿no lo conoces? ¡es buenísimo!”. Así que, bueno, aproveché para leer el primer libro de Jasper Fforde, "El Caso Jane Eyre", y me encontré con un libro verdaderamente sorprendente.
https://www.via-news.es/images/stories/libros/nova/elcasojaneeyre.JPGEl Caso Jane Eyre
Jasper Fforde  
352 páginas
Rústica
16.90 €
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/4.gif
{xtypo_quote} En el mundo de Thursday Next la literatura es casi como una religión. Se ha creado una brigada especial que se ocupa de asuntos tan esenciales como perseguir los plagios, descubrir al verdadero autor de las obras de Shakespeare o detener a los vendedores de falsos manuscritos.

Pero ser detective literaria teniendo a un padre cronopolicía y a un tío capaz de las más locas invenciones no siempre es una ayuda. Y aún menos cuando Jane Eyre, la famosa heroína de Charlotte Brontë, es secuestrada por Acheron Hades, antiguo profesor de la detective Thursday Next y moderna encarnación del mal absoluto…

Como bien se dice en esta novela: "Las barreras entre la realidad y la ficción son más porosas de lo que creemos."

Un verdadero libro de culto. {/xtypo_quote}
Pocas veces es posible ver, con tanta claridad, el amor que un autor profesa hacia la literatura. Pero en El Caso Jane Eyre Jasper Fforde se nos revela como un auténtico amante de la literatura anglosajona en una ucronía en la que Inglaterra y el Imperio Ruso llevan más de 130 años de lucha por la posesión de la península de Crimea. Una larga hostilidad que ha cambiado el mundo en gran parte, aunque manipulaciones temporales (de revolucionarios franceses según se nos informa) también han hecho sus desaguisados, algo que el padre de Thursday intenta solucionar desde hace siglos interfiriendo en la corriente temporal y teniendo que huir constantemente de la cronopolicía.

Su hija, Thursday Next (“el próximo jueves”), la protagonista del libro, trabaja en OE-27 (Operaciones Especiales-27)… en la división detectives literarios en un mundo absolutamente volcado con la literatura. El opio para el pueblo de este mundo, donde las obras literarias, y los autores, son venerados como auténticos tesoros de la humanidad… qué diferente a nuestro mundo, ¿verdad?. Después de pasar más de 8 años trabajando en Londres es convocada por el OE-5, (por debajo del 13 nadie sabe exactamente a qué se dedican, aunque a partir del nivel 8 están por encima de la ley), para ayudarles en la captura de Hades Acheron, la tercera mente más malvada de la humanidad, y un peligro que ha comenzado a robar manuscritos originales de algunas de las obras más grandes jamás escritas con siniestros propósitos.

Por si esto fuera poco Next tiene que lidiar con sus problemas personales, un gran amor, Landen, al que hace 10 años que no ve, ser veterana de la última ofensiva en Crimea, la muerte de su hermano allí, un padre fugitivo… Algo nada fácil, sobre todo si estás en el radar de la mayor mente criminal de tu tiempo.

Como vemos Fforde no se conforma con homenajear a la propia literatura (con incursiones de personajes clásicos fuera de “sus” novelas y “visitas” de sus personajes a las novelas clásicas) sino que además juega con elementos propios de la novela detectivesca (Hades recuerda a Moriarty), romántica (la historia de Thursday y Landen), bélica/antibélica (la eterna guerra de Crimea), ciencia-ficción (la propia ucronía en la que viven los personajes, los viajes en el tiempo), fantástica (las “visitas” a personajes y novelas), de género negro… un batiburrillo de géneros que, sorprendentemente, funcionan como un engranaje en perfecta sincronía. Lo cierto es que, desde una perspectiva obviamente culta, Fforde ha creado un mundo con el que soñar. Un mundo que podemos explorar en las siguientes novelas de esta saga (Perdida en un Buen Libro, El Pozo de las Tramas Perdidas y Algo Huele a Podrido). Ni lo dudéis, si os gusta el humor de los Monty Python o de Terry Pratchett, este es un libro a atesorar.

En ocasiones, al leer una reseña, el crítico interpreta que el autor habla a través de unos de sus personajes. Bueno, siempre tengo dificultades con esos momentos pero debo reconocer que el final del libro, con un Landen absolutamente apabullado por las circunstancias y por las visitas (¿su futuro hijo un agente temporal?) intenta entender la visita del padre de Thursday a lo que ella le contesta “Ni siquiera intentes entenderlo. ¡No!”. Es inevitable pensar que Landen es el propio lector y que Thursday, Fforde, es el que nos avisa de que lo mejor es no intentar entender la novela, aunque le falta añadir un retórico “tan sólo disfrútala”. No hace falta entenderla, ciertamente, El Caso Jane Eyre es una maravilla de novela.