Easy Way es una historia al más puro estilo Tarantino, una historia que guioniza Christopher E. Long y que dibuja y colorea el siempre correcto Andy Kuhn. Una verdadera sorpresa que si bien no es una gran obra es un comic entretenido, divertido y bien hecho. {mosimage}Leyendo comics como “Easy Way” es cuando uno se da cuenta de que no es absolutamente necesario esperar encontrar el comic perfecto, hay que saber encontrar y leer las historias que, en un determinado momento, cumplan con la función qu se les pide. En este caso concreto estamos ante un comic que bien podría haber guionizado y dirigido Quentin Tarantino, tiene todos los elementos que aderezan sus historias; una pandilla de fracasados, un “gran golpe”, obstáculos en el camino, humor negro, tacos y…. música, porque este comic tiene banda sonora, cómo no, la selección de canciones que Tarantino editase años atrás.

“Easy Way” nos presenta a cuatro ex-drogadictos que viven en una casa de acogida, cada uno tiene sus diferentes problemas, pero todos tienen una cosa en común; están de mierda hasta el cuello. Por eso cuando uno de ellos, Raz, propone un golpe fácil para hacerse con un montón de droga que vender rápidamente… todos acaban aceptando. Naturalmente las cosas no resultarán ser tan fáciles como parecían y, al poco, todos ellos estarán en el punto de mira del peligroso asesino al que pertenecía la droga, un tipo con malas pulgas y afición por los pulgares… este camino no es tan fácil.

Como ya he dicho no es que “Easy Way” sea una obra maestra, ni siquiera pasará a los anales de la historia por su gran dibujo o por su originalidad, pero cumple a la perfección con el objetivo de ofrecernos un buen comic de género negro, con todos los elementos necesarios para que el lector acabe la historia pensando “qué gran película si la dirigiese…”