No deja de ser algo sorprendente que, mediado el año 2008 y en plena fiebre de adaptaciones cinematográficas de cómics, un personaje tan carismático y un cómic de tanto prestigio como XIII aún no haya vivido la suya, y parece que ni siquiera se rumorea una versión en la pantalla grande de la obra de Van Hamme y Vance.

Imagen activa

Iron Man, Hulk, V de Vendetta, The Spirit, Sin City, Spiderman, 300,… La industria del cine ha dado caza a todos los iconos del cómic pero ha dejado pasar, de forma incomprensible, a la misteriosa figura del agente amnésico creado por Van Hamme y dibujado, en su penúltima aventura, por Jean Giraud (universalmente conocido como Moebius). Ni siquiera algo tan banal como las hipotéticas cifras de recaudación parecen haber inspirado el interés de los productores de Hollywood, cuando la tirada prevista para los dos últimos álbumes de XIII, el décimoctavo y el décimonoveno, rondan el medio millón de ejemplares por cada uno en nuestra vecina Francia, ha sido traducido a más de una docena de idiomas, ha vendido más de 16 millones de copias en Europa y lleva 17 números como bestseller.
Quizás el problema se encuentre en el perfil del personaje protagonista y de la historia que le envuelve, que por no ser tópica tampoco es nueva, y que muchos personajes cinematográficos tienen trazos de éste clásico del cómic realista europeo contemporáneo, y podemos ver a XIII desde James Bond hasta en Jason Bourne (¿o es a la inversa, y Van Hamme toma prestado el perfil del Bourne de Robert Ludlum?), un agente con muchos recursos pero también un hombre sin memoria y con demasiadas identidades.

XIII aparece por primera vez en 1984, de la mano del guionista Jean Van Hamme y el dibujante William Vance, belgas ambos y hoy, veintipocos años después, es un clásico del cómic realista europeo contemporáneo. En castellano, XIII fue publicado inicialmente por la editorial Grijalbo, siendo posteriormente retomado y continuado hasta la actualidad por Norma Editorial. Con La versión irlandesa y El último round, números 18 y 19 de la colección, se llega al esperado final de la pista en torno a la misteriosa identidad de XIII. El primero de ellos, La versión irlandesa, nos desvela al fin, el origen de XIII. Con guión de Van Hamme, como siempre, Vance deja su lugar al maestro Jean Giraud y al color de Claire Champeval para poner dibujo a los últimos capítulos de la saga, una narración en primera persona que nos desvelará los entresijos de la banda terrorista irlandesa IRA y las consecuencias de sus actividades en la vida de un joven católico de Belfast. Ambos álbumes han aparecido simultáneamente en su edición original francesa a cargo de Dargaud Benelux en noviembre 2007, con una tirada de nada menos que de medio millón de ejemplares para cada uno. Una cifra exageradamente alta para una primera edición de un cómic en Europa, aunque una apuesta segura de Dargaud ante el altísimo interés que ha despertado el final de la larga saga (en tiempo, más de veinte años, y en extensión, casi veinte números y más de 800 páginas) y la participación del mítico ilustrador y dibujante Jean Giraud.
Como curiosidad relativa a las ediciones de XIII es significativo añadir que Dabel Brothers Production, en asociación con Marvel Comics, ha anunciado recientemente su plan de relanzar el cómic como una novela gráfica desde el primer número, la versión integral de XIII, en Estados Unidos. La versión americana del cómic incluirá tres volúmenes en cada entrega, y los dibujos de Vance no serán censurados, ni la violencia gráfica y ni los desnudos.

Los belgas Jean Van Hamme y William Vance cruzaron sus caminos por primera vez en el año 76. Vance era ya conocido por el gran público por los Bob Morane y Bruno Brazil y valorado por su trazo realista, su detalle en los escenarios y sus iconos físicos para mujeres sensuales y hombres muy masculinos. La serie de espionaje XIII no se presenta en sociedad hasta ocho años más tarde, en la revista Spirou, desde donde saltan enseguida a los álbumes de Dargaud a partir del mismo año. El resultado, contrastado por las cifras de ventas, es incontestable en Francia y el fenómeno bestseller se extiende al resto de Europa con rapidez.
Van Hamme, nacido en Bruselas en 1939, tuvo unos inicios profesionales ajenos al cómic y hasta 1967 no se acercó al medio. Epoxy, Mr. Magellan, Domino o Historie sans héros le acercaron hasta Thorgal, ilustrado por Rosinski y uno de sus mayores éxitos, para saltar luego a la fantasía heroica de El gran poder del Chninkel o el thriller Largo Winch, con dibujos de Philippe Francq. Al margen de su relación creativa con el cómic, hay que destacar la labor de Van Hamme como novelista, como guionista para cine y televisión, como director editorial de Dupuis y como profesor de técnicas de guión para cine.

Jean Giraud es un dibujante imprescindible en la historia del cómic. Su estilo claro, limpio y depurado como pocos en su doble faceta Moebius/Jean Giraud se mantiene fiel, en La versión irlandesa, al ambiente y al estilo plasmado por Vance en las restantes entregas de la serie. De hecho, Vance ha mostrado su respeto y admiración por el resultado final de la intervención de Giraud en XIII… tal y como sucedió a viceversa cuando Vance dibujó varios álbumes de Marshall Blueberry.
Nacido un año antes que Van Hamme, la extensa obra de Jean Giraud abarca, además de su extensa obra en el mundo del cómic, participaciones puntuales en el cine, casi siempre en obras esenciales del género de la ciencia-ficción y la fantasía, como diseñador de personajes, escenarios y storyboards en Alien (1979), Tron (1982), Blade Runner (1982), Masters del Universo (1986), Willow (1987), The Abyss (1988) o El quinto elemento (1992), así como en el campo de la animación en Les maîtres du temps (1982), Little Nemo (1990) o Arzach Rhapsody (2003).
Moebius, Jean Giraud y Gir (según el estilo empleado en el dibujo firma de una manera o de otra) es un artista único, una institución del cómic europeo y una figura sin igual en Francia. Ha desarrollado labores de guión y de dibujo y en el primer campo destacan obras como Arzach, El mundo de Edena o el Garaje Hermético, que él mismo se encargó de ilustrar. Su obra gráfica incluye personajes tan importantes como el Teniente Blueberry, cuya primera obra apareció en 1963 (Fort Navajo) y, a día de hoy, lleva más de 40 álbumes publicados, además de dos series paralelas (La juventud de Blueberry y Marshall Blueberry) realizadas por otros autores.  Fundador, con Jean-Pierre Dionnet y Philippe Druillet, de la mítica revista francesa Métal Hurlant, donde desarrollará sus obras más importantes y reconocidas: la saga de Arzach, para la que recupera el seudónimo de Moebius, El Garaje Hermético (y su secuela Mayor Fatal),… Tras ellas, cabe destacar Jim Cutlass (1979), con Charlier, Venecia Celeste (1984), El Mundo de Edena (1985), Silver Surfer (1985), para la editorial norteamericana de superhéroes Marvel, El corazón coronado (1992), con Alejandro Jodorowsky de nuevo,… y labores de guionista para Cristal Moteur de Marc Bati, Little Nemo de Bruno Marchand o Icaro, un manga japonés de Jirô Tanguchi.

La versión irlandesa, por fin, responde a la gran pregunta del cómic: ¿quién es XIII? ¿quién se esconde bajo los alias Jason Mullway, Jason Mac Lane, Jason Fly, Seamus O'Neil, Kelly Brian, Alan Smith, Jake Shelton, Steve Rowland, Ross Tanner, Jed Olsen, John Fleming, Hugh Mitchell, Karl Meredith, Reginald Wesson o "El Cascador"? La historia inicia su acción en las Montañas Rocosas, cuando dos amigos emprenden una excursión para celebrar el final de sus estudios. Uno de ellos es el irlandés Seamus O'Neil, joven miembro del IRA, a su vez hijo de un fallecido activista de la tristemente célebre organización terrorista, que se ha ocultado con identidad falsa en Estados Unidos para huir de la justicia británica y al que se le ha encargado asesinar a su acompañante y fiel amigo, Jason Fly. Solamente uno de ellos sobrevivirá a esta aventura… y se convertirá en XIII. Ésta aventura de XIII dibujada por Jean Giraud, nacida a propuesta del editor de Dargaud Benelux Yves Schlirf, es un preludio al último número El último round que, aunque incorporado en la continuidad de la serie y en la numeración de la colección, funciona como un álbum independiente explicativo y la puerta de entrada al final de la saga donde se atan, magistralmente, todos los cabos sueltos.

Pese a los unánimes elogios de la aportación gráfica de Giraud a la serie es el sólido guión y su estructurada narración la que merecen un mayor interés. A modo de flashbacks Van Hamme nos explica la historia de O'Neil y, con ella, la del eterno conflicto norirlandés y la historia del grupo terrorista IRA en su lucha contra la dominación británica del Ulster. Incluso aquellos lectores alejados de la realidad histórica de esta conflictiva región europea podrán seguir el desarrollo de la narración sin dificultad y es ciertamente brillante el resumen de media década de disputas entre protestantes y católicos de Irlanda del Norte. A esta elaborada intriga se incorporan otros personajes habituales en episodios anteriores de XIII, como Frank Giordino, el máximo responsable de la NSA, y su fiel ayudante y compañera sentimental Jessica Martin, aunque la intención principal de la historia de La versión irlandesa no es la de ofrecer la tríada inicio/desenlace/final sino la de dar luz sobre el misterioso personaje que ya lleva diecisiete álbumes sobre sus espaldas y aún mantiene muchos interrogantes.