Dolmen y Aleta van a recuperar la serie "Brit" con motivo del Día del Cómic Gratis así que, buceando en los archivos de ComicVía, he recuperado la reseña que hice cuando la primera miniserie salió a la venta en un más que apetecible tomo en b&n. A ver cómo está la nueva serie regular.

 

https://www.via-news.es/images/stories/comic/dolmen/britportada.jpgBrit
Robert Kirkman

Tony Moore
154 páginas
10 euros
Aleta Ediciones
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/4.gif
Si digo que Brit es un comic fresco y divertido seguramente pocos sabréis de qué comic estoy hablando, si menciono que su guionista es Robert Kirkman seguramente iremos afinando un poco la puntería, añadir el nombre de Tony Moore nos lleva, inmediatamente, a pensar en Los Muertos Vivientes, pero sería un error obviar a Brit un título en el que ambos nos describen las aventuras del agente más veterano de los Estados Unidos y su última línea de defensa.
 
En este volumen único que nos ofrece Aleta se nos presenta a Brit, un viejo agente de los Estados Unidos al que utilizan como última línea de defensa, justo cuando los problemas amenazan con sobrepasar la capacidad de los USA ante dictadores, invasores del espacio, etc, ahí es cuando interviene Brit, para destruir aquello que amenaza a los poderosos Estados Unidos. Los poderes de Brit son muy sencillo; es indestructible. Con ese superpoder le basta y sobra para hacer frente a todas las amenazas que se ciernen sobre él y su joven novia, bailarina de strip-tease.
 
Y no es que sean pocos los problemas, internos o externos, que debe afrontar Brit a lo largo de este volumen. La verdad es que, según parece, Brit atrae a los problemas como la mierda a las moscas. De manera que siempre hay un complot interior o una conspiración exterior a la que enfrentarse, mientras que él intenta llevar una vida más o menos normal.
 
Es curioso ver cómo Robert Kirkman guioniza este comic en el que hay mucha acción, pero también mucho humor… y mucha mala leche. La historia es fresca, divertida, repleta de acción y emociones. Hay escenas que nos hacen recordar al Capitán América, a James Bond, etc, pero poco a poco se va imponiendo la personalidad de Brit y la verdad es que es así como debe ser. Se agradece ver que Kirkman mantiene el guión a un nivel alto, sin grandes pretensiones nos ofrece un trabajo más que interesante y divertido.
 
Pero además tenemos a un Tony Moore con el mismo estilo que le ha encumbrado en Los Muertos Vivientes, un trazo limpio, sin complicaciones y con una narrativa muy buena que se combina pero que muy bien con la historia que el guionista nos quiere ofrecer. Ambos son cómplices de la historia y la verdad es que da gusto leer sus trabajos.
 
Sobre la edición de Aleta poco hay que decir, es una muy buena edición con un precio muy ajustado y que se completa con una interesante biografía sobre el guionista (lástima que no hubiese espacio para la de Tony Moore).
 
Sin lugar a dudas os recomiendo la lectura de Brit, vais a disfrutar como enanos con este comic.