Que no es engañe el título, sin duda estamos antes uno de los mejores libros de ciencia-ficción y fantasía que se publicaron a lo largo del año 2004. Con "Los Tejedores de Cabellos" de Andreas Eschbach Bibliópolis continúa ofreciéndonos la mejor ciencia-ficción que se puede encontrar en el mercado, sea o no sea de escritores angloparlantes.
https://www.via-news.es/images/stories/libros/bibliopolis/tejedorescabellos.jpgComo decía el título Los Tejedores de cabellos no parece que nos ofrezca una gran obra, de hecho lo que se puede pensar es que es uno de esos libros seudointelectualoides que tanto aplaude la crítica y que el lector ni siquiera se acaba, nada de eso, Los Tejedores de cabellos es uno de esos libros que te tiene enganchado, uno de esos libros que no puedes dejar de leer hasta que no has pasado la última página y, además, es uno de esos libros en los que después piensas durante días, es uno de esos libros que paladeas y disfrutas aún cuando ha acabado su lectura.

La acción comienza con uno de esos tejedores de cabellos, el trabajo al que dedica su vida consiste en tejer la mejor alfombra de pelo para su Emperador, su Dios, él no es el único encargado de esta tarea, todo su planeta realiza la misma tarea; tejer alfombras para el palacio del Emperador, es su vida y su razón de ser, pero ¿qué hay de esos rumores que dicen que el Emperador, Dios, ha caído ante los rebeldes? y ¿quién ese ese misterioso extraño que dice ser un rebelde y que confirma los rumores?.

Con esta premisa comienza Andreas Eschbach a tejer una trama que no puede sino calificarse como magistral, el libro está compuesto por las historias de varios personajes que, por separado no son sino las hebras de sus vidas, interesantes, pero sencillas, pero juntas sirven para conformar el tejido que descubre el misterio que ocultan las alfombras de cabellos humanos y uno de los secretos mejor guardados del Imperio.

Eschbach se descubre con este, su primer libro, como uno de los más interesantes escritores que ha dado la Vieja Europa en los últimos años, la maestría de Los Tejedores de cabellos ha hecho que sea reconocido, y premiado, a nivel mundial y que sus obras pasen a traducirse a varios idiomas y, por fin, al castellano, un acierto del que sin duda hay que hacer responsable a Luis G. Prado que en tan sólo un par de años ha convertido la colección Bibliópolis Fantástica en un soplo de aire fresco en nuestras librerías con títulos de una calidad extraordinaria.

Además conviene no olvidar que Eschbach es uno de esos autores que demuestran que no se debe ir a buscar buena literatura a los países angloparlantes, ya que en otros países también podemos encontrar obras de gran calidad (como por ejemplo con Sapkowski y su Geralt de Rivia).

En definitiva, no conviene dejar pasar la oportunidad de leer Los Tejedores de cabellos, pocas veces encontraremos un título que aúne la calidad y la amenidad que derrocha la primera novela de Andreas Eschbach en la que es, sin duda, una de las obras del año, un clásico.