Después de tantos años haciendo Vía News aquellos que seáis habituales no os sorprenderéis si os digo que soy un apasionado del género vampírico. Inevitablemente me veo atraído hacía este tipo de libros.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/libros/muertoanochecer.jpg” porque contiene errores.Muerto hasta el anochecer
Charlaine Harris
La Factoría de Ideas

Imagen activa

Así que, cuando hace unos años, La Factoría publicó Muerto hasta el anochecer le hice una marca mental: tenía que leérmelo.

Gracias a unos saldos que encontré en Gigamesh me hice con el libro por un precio muy ajustado (4 euros, creo recordar) y, hace unos días, me enfrasqué en su lectura.

Charlaine Harris nos presenta un mundo en el que los vampiros han “salido del armario” y se están integrando en una sociedad que oscila entre la fascinación y devoción y la más absoluta repulsión.

Sookie, la protagonista del libro, es una hermosa mujer huérfana de veintipocos años que trabaja de camarera, vive con su abuela y es virgen. Menciono este último detalle porque no lo es por casualidad, Sookie es virgen porque puede leer mentes, aunque no tiene demasiado control sobre su poder y, normalmente, le asaltan pensamientos ajenos… hasta que conoce a Bill. Un vampiro recién llegado a la pequeña ciudad donde reside Sookie. Pero más importante, la única mente que ésta no puede leer.
Es cuestión de tiempo que Sookie se sienta interesada por Bill… aunque los asesinatos de “colmilleras”, admiradoras de los vampiros, complicarán la incipiente relación.

La autora, Charlaine Harris, nos ofrece la posibilidad de explorar un mundo ciertamente interesante; un mundo donde, hace poco que los vampiros han salido a la luz, donde éstos aún lucha por integrarse y ser aceptados, a pesar de lo que opinan otros vampiros. Un mundo ciertamente interesante.

Desgraciadamente Harris prefiere escribir sobre lo que Sookie se le pasa por la cabeza (para que os hagáis una idea lo habitual es “echo de menos a Bill”, “me querrá Bill”  “quiero acostarme con Bill”) hasta la extenuación. En los momentos en los que no habla sobre los pensamientos de Sookie… sexo con Bill.  En fin, que la cosa acaba resultando un poco cargante.

Por lo demás… bueno, la premisa de la historia es bastante sencilla y típica; Sookie es el patito feo al que Bill ayuda a salir del cascarón (con su sangre y a base de relaciones sexuales, por supuesto, que aquí estamos hablando de vampiros). De vez en cuando Harris recuerda que está escribiendo una novela detectivesca… aunque no es que los personajes intenten investigar demasiado, el asesino sale a la luz al final del libro para “sorpresa” del lector.

Con lo que se acaba desaprovechando un interesante escenario que se desperdicia hasta el mismísimo final (cuando Bill consigue “algo” que demuestra que esta ambientación se podía aprovechar mucho más), con un abrupto final y una sensación de que la propia autora no estaba muy centrada en lo que escribía o lo que quería escribir.

Siendo justos hay que decir que aunque el libro no discurre por los derroteros que a mi me gustaría está correctamente escrito.

En definitiva, que Muerto hasta el anochecer se parece sospechosamente a ese tipo de novelas, estilo Crepúsculo, que parecen orientadas para adolescentes féminas que, si antes leían Jazmín, ahora leen este tipo de libros que les sirven para hacerse una idea de lo que es una relación… sexual.

No creo ser el público adecuado para este libro, por suerte ya voy siendo capaz de identificar estos libros y no picaré una tercera vez. 

https://www.via-news.es/images/stories/libros/CasaDelLibro-Blanco.gif