Dolmen Editorial abrió fuego en su Línea Z con "Los Caminantes" de Carlos Sisí, una novela ubicada en una Málaga post-apocalíptica en la que unos pocos humanos intentan sobrevivir a la epidemia que ha acabado con la mayor parte de la población. Estamos ante el título estrella de la Línea Z.
https://www.via-news.es/images/stories/libros/dolmen/zombies/los-caminantes_750.jpgLos Caminantes
Autor Carlos Sisí
A la venta 5 de Diciembre del 2009
Novela
272 Páginas
16.95 €
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/4.gif
{xtypo_quote} En el campamento de Carranque, treinta supervivientes han construído un refugio para mantener alejada la locura de sus vidas. Tienen armas, y aunque esa tarea les agota y les mina psicológicamente, con ellas recuperan cada día un pequeño trozo de la ciudad. Mientras tanto, Isabel envía notas de socorro desde un ático situado en la Plaza de la Merced, pero las notas, arrastradas por el viento, caen perezosamente sobre los rostros de los muertos congregados abajo sin que nadie les haga caso. Málaga ha muerto, sí, pero el prometido descanso eterno no llega nunca para sus habitantes: sólo la negra letanía del sordo rumor de sus gargantas muertas, una canción arrastrada que resuena en todas sus avenidas, en todas sus calles. Por ellas camina también el Padre Isidro, con los ojos velados en una enfermiza locura. Los muertos le cuidan. En su mano lleva una de las pequeñas notas pulcramente manuscritas, y sabe exactamente a dónde dirigirse.

Los Caminantes es un desgarrador relato que recoge los últimos días de la civilización tal y como la conocemos. Tras sobrevivir a la sobrecogedora pandemia que hace que los muertos vuelvan a la vida, los supervivientes se enfrentan al reto de llegar al final de cada día. La novela narra con un lenguaje visual y directo cómo los destinos de estos supervivientes se entretejen en torno a un misterioso personaje: el padre Isidro.

Los Caminantes nos sumerge en un entorno de indecible presión psicológica, explorando la oscuridad del alma humana a medida que se enfrenta a sus peores pesadillas.{/xtypo_quote}
Cuesta bastante reseñar Los Caminantes a estas alturas de la película, cerca de alcanzar los 10.000 ejemplares vendidos y con la segunda parte ya anunciada para septiembre, es complicado no dejarse llevar por la euforia de los fans y declarar que estamos ante una de las mejores novelas de zombies de la actualidad… más que nada por aquello de evitar la polémica que puede causar el decir que estamos ante el embrión de algo grande.

Los Caminantes es una novela coral, varios protagonistas se alternan para hacernos sentir cómo sería la vida en una urbe como Málaga, que ha sido “tomada” por hordas de zombies y en la que la gente se esfuerza por sobrevivir un día más mientras recuerdan sus vidas anteriores, los momentos del colapso de la ciudad, y de la sociedad, y de cómo ha acabado así cada uno de los protagonistas.

Llegados a un punto la novela alcanza el momento “actual”, cuando los supervivientes alcanzan la seguridad en una ciudad deportiva en la que un par de decenas de humanos se afanan por sobrevivir… Eso sí, ya saben que hay un ser humano vivo en Málaga que está guiando a los zombies en ataques quirúrgicos contra los refugios de los pocos humanos supervivientes. Lo curioso es que es un cura, el padre Isidro quien enloquece al comprobar que los zombies le ignoran, en su locura considera que es porque Dios quiere que él se encargue de que sus “ángeles”, los zombies, acaben con todos los humanos vivos… misión en la que se vuelca con devoción fanática provocando varias matanzas por toda la ciudad mientras se va acercando a “nuestros” supervivientes. El enfrentamiento final es tan sólo cuestión de tiempo.

Lo cierto es que hay varias escenas impactantes en la novela, escenas dramáticas, principalmente las relacionadas con el caos inicial que provocó la caída de Málaga (la de la Legión es impactante cuando menos), y hay varios detalles sumamente interesantes como lo de los zombies “excitados”, más rápidos, veloces y violentos o la propia “visión” del padre Isidro (impresionante la portada de la segunda novela). Eso sí, la novela, aparentemente, se disfruta muchísimo más si conoces Málaga, algo que, por desgracia, no es así en mi caso. Da igual, Los Caminantes es una novela adictiva, de las que te atrapan y sobrecogen con sus escenas de acción, las dramáticas y con la empatía que desprenden varios personajes.

Pero tuve un pequeño problema con el final del libro, me atasqué a falta de 40 páginas, en pleno momento cumbre de la novela… se me cruzó un libro (¡ey!, era la primera vez que me citaban en la portada de un libro, entendedme) por delante y… tardé… 7 libros en retomar Los Caminantes (aunque así me queda menos para la publicación de Los Caminantes: Necrópolis). Pero cuando lo retomé… es como si no hubiera pasado el tiempo, “reentré” en Málaga, en pleno asalto a la ciudad deportiva, en plena lucha desesperada por salvarse de la acometida de las hordas del padre Isidro y… en fin, casi puedo decir que me senté delante de la pantalla de cine, con mis palomitas, mi coca-cola y mi afán por disfrutar de un buen libro que sabe cómo llevarte por una aventura apasionante.

Antes de acabar quisiera comentar un par de cosas que he dejado en el tintero.

  1. Mentía cuando dije, al comienzo de la reseña, que no estábamos ante una de las mejores novelas de zombies de la actualidad… lo he dicho como gancho y para saber si estabáis atentos hasta el final. Ah, y también porque estoy convencido de que Los Caminantes: Necrópolis será aún mejor.
  2. Seguramente estamos hasta la mejor portada de la Línea Z de Alejandro Colucci, impactante y terrorífica… aunque se ha superado con la de Necrópolis.
  3.  La “solución final” de Carlos Sisí, el que haya leído el libro me entenderá, no me parece “correcta”, vamos, que me plantea dilemas éticos sobre los que interrogaré a Carlos para ampliar nuestra entrevista. Avisados estáis, en esa entrevista habrá spoilers.

En definitiva, Los Caminantes es una gran novela de género zombie en el que se innova en determinados aspectos a la par que se respeta la esencia del género (el drama, la angustia, el horror por lo sucedido…), un libro muy digno que va a contar con una continuación, en septiembre, de la que espero mucho, mucho más. Os recomiendo, sin dudar, Los Caminantes.

Entrevista a Carlos Sisí
Portada Los Caminantes: Necrópolis
Continuación de Los Caminantes en septiembre
Cuarta edición de Los Caminantes
Web oficial