El director Denis Villeneuve, un diamante en bruto que ya ha demostrado su habilidad detrás de la cámara en “Incendies”, “Prisioneros” o “Enemy”, ha sido el elegido para llevar a buen puerto un proyecto tan ambicioso como peligroso: la secuela de la mítica película de ciencia-ficción de los años ochenta “Blade Runner“, merecida película de culto imitada y homenajeada hasta la saciedad. Con Ridley Scott como productor y Harrison Ford como protagonista, de nuevo en la piel de Rick Deckard, solo nos cabe confiar en el criterio del actor, que definió el guión de Hampton Fancher y Michael Green como “lo mejor que había leído jamás“. No tengo muchas esperanzas, la verdad.

image1