***

Progresivamente incómoda e inquietante entrega en torno a una pareja que acude a una pequeña localidad escocesa para que ella conozca a la madre de él. Lo que en principio parece que va a ser una comedia costumbrista con trasfondo racial va adquiriendo lentamente cierta seriedad dramática y termina por convertirse en un thriller de suspense e incluso de terror. El guión no aprovecha del todo la propuesta, pero hay que reconocer que juega bien con varias cosas porque lo que parece termina siendo lo que no es, el conflicto racial pasa a ser un cuento criminal y se pone muy en solfa la información que nos llega a través de los medios apuntando que quizás no tenga nada que ver con lo que pasa realmente. Muchas cosas positivas para un capítulo que, en cambio, insiste en la marca que ya ha asumido como propia Netflix de recrearse en lo macabro y malvado deshumanizando gran parte de sus finales en una especie de reverso del antiguo Código Hays.