Nombres como Horace Walpole, Mary Shelley, John William Polidori, Victor Hugo, Gaston Lerroux o Edgar Allan Poe, entre otros, dieron forma a un género literario relacionado estrechamente con el de terror, misterio y suspense, propio del siglo XVIII y XIX, y de sus mentes inquietas, alimentadas por la fantasía del folklore y de los cuentos tradicionales, nacieron criaturas horrendas y monstruos sobrenaturales que aterrorizaron los sueños de sus contemporáneos, dando lugar a pesadillas que, aún hoy, duermen inquietas en el fondo de nuestro inconsciente. Son los monstruos góticos.

Siguiendo el esquema de los ‘What If…?‘ de Marvel Comics, DC Comics dispone también de sus ucronías y la exploración de universos alternativos con ‘Elseworlds‘, los Otros Mundos, un sello de la editorial que presenta historias que tienen lugar fuera de la continuidad general, en tiempos y lugares diferentes, creado específicamente para que los creadores pudieran utilizar a los personajes de DC en situaciones radicalmente distintas. A diferencia de su homólogo en Marvel, las historias de este sello de DC tienen lugar en continuidades completamente autónomas y desvinculadas de la raíz principal. Aquí podemos encontrar «Gotham a luz de gas» de Brian Augustyn y Mike Mignola con el Hombre Murciélago en el siglo XIX, el «Kingdom Come» de Mark Waid y Alex Ross en un futuro que ningún héroe querría vivir, o el «Liga de la Justicia de América: El Clavo» de Alan Davis y Mark Farmer, en un mundo que jamás conoció a Superman, o el «Superman: Hijo Rojo» de Mark Millar, Dave Johnson y Kilian Plunkett que exploraba cómo hubiera sido el mundo si la nave originaria de Krypton en la que viajaba el pequeño Kal-El que aterrizó en los campos de cereales de Kansas, cerca de la localidad de Smallville, hubiese llegado a la fría tundra siberiana.

Y «Batman/Superman: Monstruos Góticos«, una selección de tres historias breves que enfrentan a dos de los héroes más poderosos y populares de DC Comics, el Hombre Murciélago y el Hombre de Acero, contra monstruos clásicos de la literatura gótica.

Este volumen comprende las obras «Batman: El castillo del murciélago» («Batman: Castle of the Bat«) del guionista Jack C. Harris y el dibujante Bo Hampton, «Batman: Máscara» («Batman: Masque«) de Mike Grell, y «Superman: Monstruo» («The Superman Monster«) de los escritores Dan Abnett y Andy Lanning, y el dibujante Anthony Williams. Las tres historias, publicadas originalmente por DC Comics en los años 1994, 1997 y 1999, recorren a personajes, lugares, mitos y elementos nativos de la literatura gótica más popular, como son el científico Victor Frankenstein y su monstruo de Mary Shelley y el Fantasma de la Ópera de Gaston Lerroux reversionados y reimaginados para la ocasión.

En «Batman: El castillo del murciélago«, el millonario y excéntrico médico Bruce Wayne intentará, mediante sus investigaciones y experimentos de ética cuestionable acerca de los misterios de la vida y la muerte, hacer regresar a sus fallecidos progenitores desde del Más Allá. Una revisión del mito de Frankenstein, con evidentes pinceladas de Drácula o incluso el Doctor Moreau, que encaja con originalidad el papel de Bruce Wayne, huérfano obsesionado con la muerte de los padres, pero es poco hábil con el papel reservado al Murciélago Enmascarado y quien se esconde bajo la máscara. Algo entretenida, original, pero mejorable.

En «Batman: Máscara» un bailarín llamado Harvey Dent queda horriblemente desfigurado a causa de un accidente durante una actuación. Tras cubrir su rostro con una máscara, regresa a los escenarios a causa de su obsesión por la bailarina Laura Avian y Batman deberá protegerla de su acosador. Los aires teatrales de esta reimaginación del Fantasma de la Ópera la convierten en el mejor de los relatos de la selección, pero su puesta en escena nos recuerda más al musical de Andrew Lloyd Webber de mediados de los años ochenta o a su versión cinematográfica de Joel Schumacher. Entretenida, original, y algo mejorable.

Y finalmente «Superman: Monstruo» vuelve a insistir en la novela de Mary Shelley con un científico dispuesto a ir más allá que el resto de sus colegas, Viktor Luthor, para dar vida a una criatura monstruosa y superpoderosa, el moderno Prometeo, que encontró muerta entre los restos de una nave alienígena. En esta ocasión, los autores reescriben el origen del hijo de Krypton para darle el papel de la criatura renacida de la novela de Shelley, el antihéroe de la función, aunque el Superman monstruo se asemeja más al Bizarro de los cómics del Hombre de Acero, en aspecto y comportamiento, que al superhéroe de Metropolis que todos conocemos. Entretenida, original, pero muy mejorable.

«El sueño de la razón produce monstruos«. Este es el título de un grabado de la serie los Caprichos del pintor español Francisco de Goya, del año 1799, que encajaría perfectamente en la búsqueda literaria de los autores de la literatura gótica, un género relacionado estrechamente con el de terror, misterio y suspense, propio del siglo XVIII y XIX, sobretodo de origen anglosajón, alimentado por la fantasía del folklore y de los cuentos tradicionales.

Es evidente que Batman, mucho más que Superman, es un héroe gótico y trasladar sus aventuras a este contexto era fácil, lógico y coherente. Por eso los dos relatos del Hombre Murciélago, «El castillo del murciélago» y «Máscara«, resuelven mejor el encaje de las piezas. Este adjetivo sirve perfectamente para describir el universo que envuelve al Hombre Murciélago y que muchas veces se utiliza para cualificar a la ciudad de Gotham City donde a menudo transcurren las aventuras de Batman. Oscura, en noche perpétua, corrupta, sombría, alzándose amenazadora hacia los cielos, en las noches de la ciudad de Gotham los hombres y las mujeres sueñan, mientras el héroe enmascarado vigila desde las alturas que no aparezcan las pesadillas de los grabados de Goya y los monstruos de las novelas de los escritores románticos.

Los monstruos de Walpole, Poe, Shelley, Polidori, Hugo, Lerroux o Stoker no murieron en el siglo XIX, puesto que los heredó el cine. Los monstruos clásicos, llamados popularmente los ‘monstruos de Universal’, son las criaturas monstruosas que aparecían en las películas clásicas de terror de la Universal Pictures de los años treinta como Drácula, Frankenstein o el Hombre Lobo, la mayoría de ellos basados en los monstruos clásicos de la literatura gótica o romántica. Años después, durante la década de los cincuenta, la productora de cine británica Hammer Film Productions recogió el guante y renovó el género del cine de terror, con una serie de remakes no oficiales de las películas clásicas de Universal. De nuevo Dracula o Frankenstein, pero también la Momia o el Hombre Invisible. Y en las últimas décadas, de nuevo el cine ha intentado insuflar nueva vida a los monstruos góticos, ofreciendo a los espectadores versiones más modernas, o más fieles al original, pero también el cómic ha sabido sacar jugo de historias de terror, pero que exploraban asuntos tan complejos y actuales como la moral científica, la creación y la destrucción, la audacia de la Humanidad y su relación con la Naturaleza. O, simplemente, como el «Monsters Unleashed!» de Marvel Comics, antagonistas de talla extra para sus héroes en el año 2017 y, también, la revista homónima de terror en blanco y negro de los años setenta, en concreto publicada entre el 1973 y el 1975, de la Casa de las Ideas con historas protagonizadas por el Hombre Cosa, el Hombre Lobo o el monstruo de Frankenstein.

Como conclusión y cierre, desde esta tribuna queremos expresar nuestra devoción por ‘Elsewhere’, una interesante y ya longeva propuesta de DC Comics que nos ofrece historias fuera de la continuidad general de las series de la editorial, sin los grilletes del cánon establecido, con libertad creativa para sus guionistas, que permiten dar forma a universos alternativos muy originales aprovechando simplemente alguno de sus personajes más populares. Quizás los tres relatos de «Batman/Superman: Monstruos Góticos» no sean las mejores de las historias de este sello que hemos tenido ocasión de disfrutar, puesto que obras como «Kingdom Come», «Superman: Hijo Rojo» o «Batman. Gotham a luz de gas» son joyas del género que han trascendido el marco de los Otros Mundos y proyectan una sombra muy alargada, pero tanto «Batman: El castillo del murciélago» como «Batman: Máscara» y «Superman: Monstruo» parten de una premisa muy interesante: unir los personajes más populares de la editorial con monstruos clásicos, oscuros y atormentados. El resultado no es para echar las campanas al vuelo, ni siquiera para utilizar el adjetivo joyas para describir las tres historias que contiene el álbum, pero el de ‘relatos monstruosos’ le viene como anillo al dedo.

Batman/Superman: Monstruos Góticos.
Guión: Andy Lanning, Dan Abnett, Jack C. Harris y Mike Grell.
Dibujo: Anthony Williams, Bob Hampton y Mike Grell.
ISBN: 978-84-16840-99-1
Formato: Rústica. Color.
Fecha de publicación: Octubre de 2016.
Páginas: 192.
Precio: 17,95 euros