Entre los años treinta y cuarenta, Universal llevó a la gran pantalla a los monstruos. Hoy los conocemos popularmente como los ‘Monstruos de Universal‘. «La momia«, la película de 1932 dirigida por Karl Freund y protagonizada por Boris Karloff, es la inspiración detrás de «El Ankh» en la que Batman cruza su camino con Khatera, nacida en los tiempos de los faraones y maldecida con la vida eterna.

Procede de una era antigua, muy anterior a la existencia de Batman, muy anterior a la existencia de Gotham. Viene de un lugar remoto en busca de redención y venganza. Su nombre es Khatera. Nacida en los tiempos de los faraones, ahora regresa a la vida y sus propósitos son tan misteriosos como la magia que la ha traído de vuelta desde la oscuridad. Ningún mortal puede detenerla. Ni siquiera Batman.

Si Marvel Comics tiene ‘What If…?‘, DC Comics dispone de los ‘Elseworlds‘, un sello de la editorial que presenta historias que tienen lugar fuera de la continuidad general, en tiempos y lugares diferentes, creado específicamente para que los creadores pudieran utilizar a los personajes de DC en situaciones radicalmente distintas. A diferencia de su homólogo en Marvel, las historias de los Otros Mundos tienen lugar en continuidades completamente autónomas y desvinculadas de la raíz principal. Por ejemplo, podemos encontrar «Gotham a luz de gas» de Brian Augustyn y Mike Mignola con el Hombre Murciélago en el siglo XIX, el «Kingdom Come» de Mark Waid y Alex Ross en un futuro que ningún héroe querría vivir, o el «Liga de la Justicia de América: El Clavo» de Alan Davis y Mark Farmer, en un mundo que jamás conoció a Superman, o el «Superman: Hijo Rojo» de Mark Millar, Dave Johnson y Kilian Plunkett que exploraba cómo hubiera sido el mundo si la nave originaria de Krypton en la que viajaba el pequeño Kal-El que aterrizó en los campos de cereales de Kansas, cerca de la localidad de Smallville, hubiese llegado a la fría tundra siberiana.

«Batman: El Ankh» de Chuck Dixon y John Van Fleet se presenta como una historia de los Otros Mundos pero, la verdad, podría perfectamente haber funcionado en la continuidad general de las aventuras del Hombre Murciélago, en la ciudad de Gotham habitual y en cualquier momento de su longeva existencia, pues apenas hay modificaciones substanciales en el universo de DC Comics, ni en los lugares, ni en los hechos, ni en los personajes, ni en los villanos, para encajar el encuentro de Batman y la milenaria Khatera. Es, más bien, una «historia jamás contada de Batman«.

Los monstruos clásicos, llamados popularmente los ‘monstruos de Universal’, son las criaturas monstruosas que aparecían en las películas clásicas de terror de la Universal Pictures de los años treinta como Drácula, Frankenstein o el Hombre Lobo, la mayoría de ellos basados en los monstruos clásicos de la literatura gótica o romántica. Años después, durante la década de los cincuenta, la productora de cine británica Hammer Film Productions recogió el guante y renovó el género del cine de terror, con una serie de remakes no oficiales de las películas clásicas de Universal. De nuevo Dracula o Frankenstein, pero también la Momia o el Hombre Invisible. Y en las últimas décadas, de nuevo el cine ha intentado insuflar nueva vida a los monstruos góticos, ofreciendo a los espectadores versiones más modernas, o más fieles al original, pero también el cómic ha sabido sacar jugo de historias de terror, pero que exploraban asuntos tan complejos y actuales como la moral científica, la creación y la destrucción, la audacia de la Humanidad y su relación con la Naturaleza.

La Momia original de la película de la Universal «The Mummy«, dirigida por Karl Freund en el año 1932, era el sacerdote Imhotep, sepultado vivo durante el Antiguo Egipto como castigo, que era resucitado tres mil setecientos años después, durante una expedición arqueológica. El protagonista estaba interpretado por Boris Karloff, uno de los grandes iconos del cine de terror clásico, pero a diferencia de otras películas de los ‘monstruos de Universal’ como Drácula o Frankenstein, la productora no rodó ninguna secuela de «The Mummy» pese a que a mediados de los años cuarenta recuperaron al personaje («La tumba de la momia», «El fantasma de la momia» y «La maldición de la momia»). Más tarde, la productora Hammer a finales de la década de los cincuenta y con Christopher Lee a la cabeza, también rodó películas de «La Momia» y, más recientemente, la comercial y taquillera «La momia» de Stephen Sommers de los años noventa y sus dos irregulares secuelas.

La Momia de «Batman: El Ankh» es Khatera, una joven nacida en los tiempos de los faraones que accidentalmente queda enterrada viva y maldecida con la vida eterna. Rescatada de su milenario encierro, la mujer viajará hasta Gotham City donde podrá en marcha un plan que implicará el robo de varias antigüedades egipcias y provocará la desaparición de varios multimillonarios de la ciudad. Todos ellos, conocidos de Bruce Wayne y, todos ellos, desaparecidos sin dejar rastro tras pasar por la consulta de la doctora Katar. El Caballero Oscuro será el encargado de enfrentarse a Khatera, y a su aliado Killer Croc, y resolver el misterio que envuelve a esta misteriosa mujer… aunque los autores ya nos han descubierto su secreto desde la primera página y los únicos interrogantes que quedan pendientes de aclarar tienen que ver con el objetivo final de su plan.

Como conclusión, confesar que «Batman: El Ankh» no nos ha parecido una de las mejores de las historias del sello Otros Mundos que hemos tenido ocasión de disfrutar, pero eso no significa que se ensombrezca nuestra devoción por los ‘Elsewhere‘, una interesante y ya longeva propuesta de DC Comics que nos ofrece historias sin los grilletes del cánon establecido, con libertad creativa para sus guionistas, que permiten dar forma a universos alternativos muy originales aprovechando simplemente alguno de sus personajes más populares. «Kingdom Come», «Superman: Hijo Rojo» o «Batman. Gotham a luz de gas» son joyas del género que han trascendido el marco de los Otros Mundos y proyectan una sombra muy alargada, pero «Batman: El Ankh» es una historia entretenida, original, de ritmo ágil y lectura rápida, y el guionista Chuck Dixon aprovecha de forma adecuada la premisa de «La Momia» para construir un relato sólido y sin artificios, autoconclusivo y limitado a menos de un centenar de páginas, aunque algo plano y lineal.

Batman: El Ankh
Guión: Chuck Dixon
Dibujo: John Van Fleet
Edición original: «Batman: The Ankh» núms. 1 y 2
Fecha de publicación: Noviembre de 2017
ISBN: 978-84-17243-34-0
Formato: Rústica. Color
Páginas: 104
Precio: 10,50 euros