Me parece incomprensible que, con la calidad de la materia prima que tienen, en DC sean incapaces de crear un universo cinematográfico a la altura de las circunstáncias. Con excepciones, por supuesto, como las tres películas del Caballero Oscuro de Christopher Nolan, que consiguieron trasladar a Batman al celuloide como se merecía. ¡Hay tantos cómics de Batman que serían ideales para convertir en una película! Sin Ben Affleck, por supuesto.

Ícaro. Anarquía. ¿Cuál de esas dos palabras podría titular la historia más devastadora? Gotham City nunca ha sido un lugar acogedor para nadie, pero en la tripleta de relatos que incluye este volumen parece más sórdido aún: tráfico de menores o de drogas letales, armas biológicas para la destrucción masiva y espectaculares atentados con víctimas demasiado concretas son solo algunas de las amenazas que deberá afrontar su mayor héroe, el Hombre Murciélago, en un momento personal nefasto tras la pérdida de su único hijo.

Batman ha sido siempre un héroe oscuro, que se enfrentaba a villanos de lo más retorcido y malvado, en una ciudad donde el crimen campa a sus anchas y sin control, pero lo que Brian Buccellato y Francis Manapul nos presentan en la segunda (y secundaria) cabecera del personaje creado por Bob Kane y Bill Finger “Batman. Detective Comics: Anarquía” es un giro hacia lo truculento. Gotham es una ciudad corrupta y decadente, que tiene el alma negra como el hollín y está podrida como un montón de heces, y el Hombre Murciélago ha lidiado entre sus calles con sádicos, asesinos y terroristas, con el Joker, Ra’s al Ghul, el Pingüino, Harvey ‘Dos Caras’ Dent, Bane o Selina Kyle, pero la llegada de Anarquía y el regreso del Sombrerero Loco arrastrará al héroe por el fango para enfrentarlo a crimenes tan despreciables como el tráfico de menores, las armas biológicas o el negocio de las drogas. ¡Ojo! Que el personaje llamado Anarquía de Buccellato y Manapul no tiene nada que ver con aquel villano creado por Alan Grant y Norm Breyfogle a finales de los años ochenta ni tampoco con la versión digital del videojuego “Batman: Arkham Origins”.

El título de la primera parte, “Ícaro“, hace referencia a una nueva droga que llega a las calles de Gotham City y está haciendo estragos entre la población. Mientras Batman se enfrenta a ella, así como las ramificaciones del narcótráfico con el tráfico de personas y la corrupción política, su ‘alter ego’ Bruce Wayne se asocia con una mujer de negocios llamada Helena, cargada de buenas intenciones, para regenerar una zona degradada de Gotham.

La segunda parte, “Anarquía“, desarrolla los elementos que se pusieron sobre la mesa en el primer arco, con dos villanos como el nuevo Anarquía y el clásico Sombrerero Loco como antagonistas del héroe, que deberá descubrir un oscuro secreto del pasado que permanecía enterrado en el olvido mientras se enfrenta a una revuelta en las calles de Gotham City, una ciudad desbordada por el caos, una revolución orquestada por un manipulador. Este nuevo Anarquía es un villano moderno, en términos tecnológicos, que pretende devolver la libertad a los ciudadanos eliminando su huella digital y todo rastro de su existencia pero que se mueve, básicamente, por venganza. Una emoción primaria que mueve a muchos de los villanos, y héroes, de los cómics de superhéroes.

Batman: Anarquía” recopila dos arcos argumentales, titulados “Ícaro” y “Anarquía”, que marcan el inicio de la etapa del neoyorquino Brian Buccellato y el filipino-canadiense Francis Manapul (que comparten labores creativas, a cuatro manos en el guión, dibujo de Manapul y color de Buccellato) en la mítica serie “Detective Comics” que dio nombre a la editorial DC, contemporánea al Batman ‘mainstream’ de Scott Snyder y Greg Capullo, publicados originalmente entre los años 2014 y 2015, y encuadrados en el nuevo Universo DC surgido tras los sucesos de “Flashpoint” y poco antes de la iniciativa “Renacimiento“, enmarcada en los discutidos “Los Nuevos 52“.

El resultado de estas dos aventuras es fenomenal, la historia está bien construida y mantiene el interés del lector hasta el final, combinando acción a raudales con el ‘noir‘ del Detective investigando en busca de pistas. En este volumen autoconclusivo de las aventuras del Hombre Murciélago publicado por ECC Ediciones merece también la pena destacar las originales composiciones de página que nos proponen Buccellato y Manapul, que llegaron a “Batman: Detective Comics” tras una sensacional y aplaudida etapa en “The Flash“, y que saldan su paso por Batman con un notable alto y la sensación de ser un tándem eficiente y eficaz para la Distinguida Competencia.

Batman. Detective Comics: Anarquía
Autores: Brian Buccellato y Francis Manapul
Edición original: “Detective Comics” núms. 30 a 34 y 37 a 40
Fecha de publicación: Junio de 2017
ISBN: 978-84-17071-82-0
Formato: 17x26cm. Cartoné. Color.
Páginas: 240Precio: 23,00 euros