En la batalla del bosque de Teutoburgo del año 9 d.C., cuando las tribus germanas intentan frenar la expansión del Imperio romano, los destinos de tres personas quedan inexorablemente unidos.