Yo soy uno de esos lectores que quedaron cautivados con «El Marciano» de Andy Weir, de manera que era evidente que me iba a abalanzar sobre su segunda obra, «Artemisa«, en cuanto fuese posible. Y así fue. ¿Mi opinión? No es «El Marciano», y tampoco pretende serlo, sigue siendo ciencia-ficción pero ha cambiado el ‘hard’ por el ‘thriller noir’, y en lugar de ser un episodio de MacGyver situado en Marte pasa a ser un episodio de MacGyver situado en la Luna. ¿Recomendable? Por supuesto.

Jazz Bashara es una criminal… O al menos lo parece. La vida en Artemisa, la primera y única ciudad de la Luna, es difícil si no eres un turista adinerado o un multimillonario excéntrico. Así que hacer un poco de contrabando de lo más inofensivo no cuenta, ¿verdad? Sobre todo cuando hay que pagar deudas y tu trabajo como transportista apenas paga el alquiler.
De pronto, Jazz ve la oportunidad de cambiar su destino cometiendo un delito a cambio de una lucrativa recompensa. Y ahí empiezan todos sus problemas, pues al hacerlo se enreda en una auténtica conspiración por el control de Artemisa que le obliga a poner en peligro su propia vida…

«El Marciano» del escritor novel Andy Weir, publicada en castellano por el sello Nova, fue una de las grandes sorpresas literarias de la última década en el género de la ciencia-ficción. Vendida a más de veinte países, bestseller en EE.UU. e Inglaterra, con más de 3.000.000 de ejemplares vendidos, un éxito boca a boca sin precedentes, lo que empezó como una novela autopublicada por un escritor novel, hijo de físico y aficionado a la ciencia, la física relativista, la mecánica orbital y la historia de los vuelos espaciales tripulados, se convirtió en todo un fenómeno. Incluso vivió una adaptación a la gran pantalla en forma de una película dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Matt Damon que llegó a ser nominada y galardonada con varios premios de prestigio (nominada a siete premios Oscar y galardonada con el Globo de Oro a mejor película y mejor actor protagonista).

Brillante, imaginativa, entretenida, aunque densa, compleja y no apta para todos los públicos, «El Marciano» era la historia de un Robinson Crusoe del siglo XXI, la odisea de un astronauta abandonado accidentalmente en el Planeta Rojo, a más de cincuenta millones de kilómetros de la Tierra, que debía ingeniárselas para sobrevivir hasta que alguien le rescatara.

En «Artemisa» («Artemis«) Weir nos traslada de Marte a la Luna, y convierte la odisea de un astronauta en un planeta hostil sin condiciones adecuadas para que un hombre pueda sobrevivir en la odisea de una habitante de la primera colonia permanente sobre nuestro satélite, donde las condiciones para la supervivencia estan garantizadas pero donde los problemas cotidianos, las disputas familiares, las desigualdades sociales y económicas, los negocios turbios, el crimen o los accidentes son tan habituales, tristemente, como lo son en la superfície del planeta Tierra. Es en Artemisa donde vive desde su infancia Jasmine ‘Jazz’ Bashara, una veinteañera saudí que trapichea con contrabando con desparpajo, al límite de la legalidad y navegando por el filo de la navaja, y se lamenta de su aburrida y limitada existencia en una ciudad donde solamente pueden vivir en condiciones los turistas adinerados o los multimillonarios. Cuando Jazz ve una posibilidad de cambiar su destino con un trabajo arriesgado se verá envuelta en una turbia conspiración entre varias facciones, multinacionales y mafiosos brasileños, para hacerse con el control de Artemisa, la primera (y única) ciudad de la Luna. Por fortuna la chica en cuestión cuenta con una inteligencia afilada, muchos recursos y buenos amigos para afrontar la situación.

En «Artemisa» el escritor norteamericano repite la fórmula de «The Martian» que tan bien le funcionó: una protagonista con gancho con la que es fácil empatizar (de Mark Watney a Jazz Bashara), un entorno hostil y inhóspito para el ser humano (de Marte a la Luna), toques de ‘MacGyver’ (ese agente secreto con el rostro de Richard Dean Anderson que siempre resolvía todos los problemas sus vastos conocimientos técnicos y su habilidad de ‘scout’ para improvisar artilugios con cualquier elemento que tuviese a mano), un gran sentido del humor, veracidad científica y una situación que exige al personaje principal el despliegue de sus recursos y habilidades. En esta ocasión, sin embargo, se atreve a introducir modificaciones en la fórmula y la peripecia marciana se sustituye por una intriga policial en una Luna colonizada.

Weir mantiene en su libro su estilo sobrio, una escritura sin alardes y que permite a lectores poco avezados a los datos técnicos y científicos complejos seguir la trama y disfrutar de las aventuras de la canalla adorable que sueña con una vida mejor sin muchos problemas. Y eso es realmente difícil, pues Weir hizo tantas investigaciones científicas para «Artemisa» como las hizo para «El Marciano«, pero el resultado final es una aventura ligera y fresca que apuesta más por el entretenimiento que por la divulgación científica, a diferencia de su obra precedente. Y sin plantaciones de patatas.

¿Los trajes de vacío, la industria de fundición del aluminio, el índice de refracción del núcleo de los cables de fibra óptica, la composición química del cloroformo, los secretos de las soldaduras, los rover lunares, el punto de fusión del acero, la presurización,…? Todos los conceptos técnicos llegan a hacerse familiares y comprensibles para cualquier lector, y el purismo de la exactitud científica sobrevive sin dificultad en mitad de un texto ágil y fresco que nos lleva a la Luna como quien pasea por la Quinta Avenida, les Champs-Élysées, las Ramblas o la Gran Vía.

Si sirve de referencia yo, que no tengo más que la formación científica básica y cierta afición por la física y la tecnología, con «El Marciano» me sentí abrumado bastante más que en «Artemisa» por ese detallismo de Weir que inundaba al lector con cifras y cálculos de ingeniería, reacciones químicas y complejos procesos técnicos. Aquí es bastante más comedido.

Obviamente, Andy Weir ya ha vendido los derechos cinematográficos de «Artemisa» a 20th Century Fox y New Regency, y Simon Kinberg y Aditya Sood, los mismos dos productores responsables del éxito de «Marte» de Ridley Scott, repetirán como responsables de la película.

Artemisa
Autor: Andy Weir
Título original: Artemis
Traducción: Javier Guerrero
Editorial: Penguin Random House
Sello: Nova
Fecha publicación: Noviembre de 2017
ISBN: 978-84-666-6227-7
Formato: Tapa blanda
Páginas: 384
Precio: 21,00 euros (7,99 en formato ebook)