En octubre de este año Salamandra Graphic ha publicado el tercer tomo de «El árabe del futuro«. Riad nació en Paris pero vivió en Libia hasta los 4 años y en Siria hasta los 13, y ésta es la etapa que nos está narrando aquí.

El árabe del futuro 3
Riad Sattouf
Título original: L’arabe du futur 3
Traducción: María Otero Porta
ISBN: 978-84-16131-33-4
Número de páginas: 152
Tipo de edición: Rústica con solapas
Sello editorial: Salamandra Graphic
Colección: Novela Gráfica
PVP: 19,00 €

Este libro cuenta la historia real de un niño rubio y de su familia en la Siria de Hafez el Asad.

Pascal Brutal (Norma, 2009) es el primer tebeo de Riad Sattouf publicado en España y es el primero que leí. Y el siguiente, es este Árabe del futuro.

Así, me he perdido Mi circuncisión, Manual del Pajillero y La vida secreta de los jóvenes. El cambio, claro, fue notable. Pasados estos años, Riad Sattouf ya es un creador “consagrado”, 1 millón de ventas de los 2 primeros tomos de El Árabe del Futuro y traducciones a 18 idiomas, dirige cortos (ganó un Cesar por Les beaux gosses) y compone bandas sonoras.

Aparentemente  es el propio Riad el protagonista de la historia, pero basta con leer unas páginas del primer tomo para ver la importancia del personaje del padre de Riad.

Junto con el propio autor, es este personaje al que mas llegamos a conocer; la vida de la familia Sattouf gira (giraba) en torno a la vida profesional de aquel (profesor de universidad) por lo que el propio tebeo se centra tanto en la vida preadolescente del autor en Libia y Siria  como en conocer y desarrollar la vida de  ese tipo laico en teoría , religioso cuando le conviene e influenciado por el panarabismo de la época.

Tengo que decirlo, agradecería un mayor peso en la narración de las mujeres que acompañaban al autor.  A pesar de la innegable influencia que su madre, tías, primas, etc. tenían sobre Riad (también sobre su padre) no llegan a ser desarrolladas como en el caso del padre. Así, su madre, aparece como una mujer moderna y con ideas propias, pero, repito,  me quedo con las ganas de saber mas sobre las mujeres de la familia Sattouf. Esto no significa que no tengan peso en la historia, que lo tienen, ni que el propio autor reniegue de su importancia, pero noto una personalidad menos desarrollada en las interesantísimas mujeres que aparecen en la historia.

No hay cambios desde el tomo 2: sigue siendo un tebeo genial. Es difícil y un poco tramposo juzgar tomos de una obra de no ficción, se me hace injusto valorar la trama de un tebeo como este. ¿Es este el mejor de los tres?  No lo sé. El segundo tomo tiene  un par de momentos muy potentes

Mi escena favorita del tomo: Riad,  junto con 2 de sus primos (muy religiosos) ven  Conan El Bárbaro.  Contado en bitono rojo y negro, los niños lo flipan (normal)  y salen al pueblo a patrullar “armados” con espadas y hachas.

Representa a la perfección lo que, creo, trata de hacernos ver Riad sobre la Siria de aquel entonces, por un  lado, el pueblo donde vive, sin teléfono, cines, restaurantes ni supermercados. Por otro, cogiendo el autobús  Homs , una ciudad caótica (pero ciudad) con videoclubs y tiendas de lujo.

El absurdo de los regímenes árabes de la época, esa sensación de país a medio construir que vemos a lo largo de toda la obra. Es el punto fundamental de por qué me gusta tanto El Árabe del Futuro:  conocer Siria, conocer Oriente Medio, ¡hay vida mas allá de Europa!.

Hablaba al principio del cambio entre Pascal Brutal y El árabe del futuro y en el dibujo no lo es menos. Riad Sattouf ha pasado de un dibujo “feo” a un estilo mas “bruguera ” (si se me permite). Pascal Brutal era en color y éste es en blanco y negro (con algún bitono ocasional), ahora es mas simple, menos sucio, aparentemente poco detallistas pero muy expresivo. Agradezco mucho que confíe en mí como lector y no acompañe el dibujo constantemente con cajas de texto explicativas.

Un ejemplo de a lo que me refiero, al principio del primer tomo nos contó como reaccionaba su padre cuando se sentía humillado. Desde entonces ya no se nos reitera en el texto lo que su padre expresa con 2 sencillos gestos con la cara y la mano,. Me gusta que confíe en su dibujo  y de por hechas cosas como esta, me encanta la expresividad del rostro de el padre.

A estas alturas, puede aburrir tanta autobiografía,  tuve una leve sensación de aburrimiento cuando se publicó El Árabe del Futuro (¿otro dibujante contándome su vida?);  estaba muy equivocado.

Es  un tebeo excepcional,  qué bien dibuja Riad Sattouf, qué bien  narra, qué interesante fue su infancia y qué locas y absurdas son  las dictaduras