En 1972, Aretha Franklin grabó su disco ‘Amazing Grace’ en una iglesia en el sur de Los Ángeles. El cineasta Sydney Pollack estuvo allí para inmortalizarlo. El material grabado nunca vió la luz. Hasta ahora