Zur Navigation | Zum Inhalt
“Cruz Negra: La frontera II”

“Cruz Negra: La frontera II”

He tardado unos meses pero por fin os ofrezco mi reseña del segundo volumen de Cruz Negra: La frontera, el…

More...
“La tierra en llamas”

“La tierra en llamas”

  Un nuevo libro ambientado en el universo de Ender, el segundo libro (de tres previstos) dedicados a contarnos la…

More...
"Isabel: La loba de Francia 1"

"Isabel: La loba de Francia 1"

No hay artista con mayor talento para dar forma a la historia dibujada que el barcelonés Jaime Calderón y no…

More...
“Khaal. Crónicas de un emperador galáctico”

“Khaal. Crónicas de un emperador galáctico”

Suelo dejar que Noren se encargue de hablar de la BD, aunque de vez en cuando me dejo seducir por…

More...
Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.
FVCML0208 10
"13 Balas" (David Wellington, Ediciones Minotauro) PDF Imprimir E-mail
Noticias
Escrito por Vic   
David Wellington es un autor bien conocido de los amantes del género zombie, su Trilogía de Monstruos sentó cátedra y, tras editar la trilogía completa, Ediciones Minotauro se ha lanzado a publicar su serie de títulos vampíricos…
http://www.via-news.es/images/stories/libros/minotauro/13balas.jpg13 Balas
Wellington, David
Editorial: Minotauro
Colección: Terror
ISBN: 978-84-450-7771-9
Páginas: 399
Cubierta: Rústica con solapas
Precio: 17,00 €
http://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/4.gif

  Una escalofriante revisión de las leyendas de vampiros. Sólo 13 balas separan a Caxton de Arkeley y los vampiros. Sólo 13 balas entre los vivos y los malditos.

Según la versión oficial, los vampiros se extinguieron en los años '80, cuando el agente del FBI Arkeley se enfrentó al último de ellos en un combate que a punto estuvo de acabar también con su vida. Pero, cuando la agente federal Caxton llama en mitad de la noche al FBI pidiendo ayuda, sólo el agente Arkeley sabe que está pasando: queda un vampiro. Escondido en un asilo abandonado, esperando el momento oportuno con la paciencia de la que solo un no muerto es capaz. Sólo hay un modo de resolver éste caso. Pero parece que los vampiros buscan algo más que la sangre de Caxton, algo sobre lo que su compañero guarda en silencio; algo que tendrá que averiguar o morirá.


Los vampiros han venido sufriendo, en los últimos años, un proceso desmitificador que, a falta de otra palabra mejor, los ha “amariconado” y convertido en una sombra de lo que fueron. Amorosos, brillantes, cobardes… poco queda de personajes como Drácula o Nosferatu, seres que, con su mera presencia, congelan el corazón de los seres humanos. Depredadores, asesinos sin conciencia con un único objetivo en mente: alimentarse con la dulce y cálida sangre humana, sin freno, sin piedad. Así son los vampiros que David Wallington ha reinventado en su serie vampírica, que abre fuego con 13 balas, la pura encarnación del Mal.

En 13 balas nos presenta al agente especial Jameson Arkeley, el único ser vivo que ha matado a un vampiro… aunque la experiencia, que se nos ofrece al comienzo del libro, le haya dejado “algo” marcado y obsesiondo. Y a la policía de carreteras de Pensilvania Laura Caxton quién, veinte años después de la experiencia de Arkeley descubre un vehículo repleto de los restos de las víctimas de un vampiro… a partir de ahí comienza una trama que tiene como eje a la vampira Justinia Malvern quién, aparentemente, está maquinando en la sombra para librarse de la prisión en la que Arkeley la dejó presa, aunque para ello deba crear nuevos vampiros y acabar con todos los humanos que sean necesarios… estamos hablando de una carrera contra el tiempo y los planes de Malvern, una carrera en la que tan sólo Laura y Arkeley están preparados, pero quién sabe si serán capaces de sobrevivir…

Me ha encantado cómo ha modelado Wellington a los vampiros, cómo los ha despojado de todo tipo de componente sexual, para dejar sólo al monstruo, superpoderoso, antinatural, asesino, despiadado… una máquina de matar sin conciencia que sólo se preocupa de comer y de cuidar a sus antiguos, antiguos como Malvern, a quien intentarán liberar… y no es que la tarea sea fácil, para matar a un vampiro debes destruir su corazón… y su piel es dura, muy dura, sólo balas especiales pueden atravesarla, y ni siquiera las balas explosivas pueden atravesar su piel cuando se han alimentado.

Con esta premisa los vampiros de Wellington se han convertido en monstruos a los que derrotar es prácticamente imposible. Si a esto le sumamos que cuentan con “siervos”, cadáveres de sus víctimas reanimados que les sirven, veremos que estamos ante el guión de una película de acción y terror trepidante en la que la acción no se detiene ni un segundo y en el que, en ocasiones, nos preguntamos hasta dónde hay que llegar para detener a los vampiros.

En definitiva, un libro que sabe cómo tratar a estos “encantadores” monstruos, que respeta los principios básicos del género y que, además, aporta algo nuevo (como la transmisión de la maldición vampírica). Queda mucho camino por explorar y, sinceramente, espero que en 99 ataúdes (libro que salía a la venta este mismo mes), Vampire Zero y en 23 Hours, se avance más en detalles como la magia o el mundo de los fantasmas que el autor nos presenta. Merecerá la pena.

Web oficial de David Wellington
Versión on-line del libro (en inglés)
Avance del libro